Un sueño redondo

JONATHAN GONZÁLEZ

Andres-Gaurdado-festeja-gol_MILIMA20140623_0480_11

Cada cuatro años la fiesta del futbol se apodera del tiempo y paraliza países enteros. Todo aquel que no entiende de este deporte trata de aprender al vapor para no ser excluido o marginado de esa sociedad que se entrega a lo largo de un mes al deporte de las patadas.

Veintitrés hombres enfundados en los colores nacionales representan el sueño de millones, un deporte, espectáculo y negocio (aún no se el acomodo adecuado de los factores) que  se efectúa gracias a un balón.

 

620x438x451114628_jpg_pagespeed_ic_GZHBPLOD5G

Muchos (o pocos, no importa) se entregan a las pasiones de la aventura en un mundial de futbol, un festival para la vista, los sentimientos y claro se me olvidaba el juego.

¿Quién puede negar que el futbol no es cosa seria? ¿Quién puede asegurar que esto es solo un juego?

Es un espectáculo extraordinario, lleno de magia, color, alegría; es la excusa perfecta para unir naciones, hermanar con el desconocido se vuelve algo cotidiano siempre que existe un grito de gol de por medio.

Un sueño redondo que parece cristalizarse cada cuatro años y se derrumba en cuestión de segundos. Noventa minutos (en ocasiones un poco más por los tiempos extras o los malditos penales) que mantienen a un país pegado al televisor, la radio, el internet e incluso las salas de cine para poder estar al tanto del desempeño de once hombres en un campo tras la de gajos.

Ilusión esa es la palabra correcta para definir lo que es un mundial de futbol; ilusión: es la imagen sugerida por los sentidos que carece de verdadera realidad o podemos decir realidad que carece de fundamento.

Dicho en palabras de mi padre es una chaqueta mental, que genera ganancias millonarias, en patrocinios, tiempos de televisión, venta de alimentos y bebidas en restaurantes, bares y todo aquel lugar que tenga un televisor.

Para pocos- o muchos no importan- es un espectáculo armado desde el sorteo e incluso su desenlace. La vida cotidiana se convierte en el satélite de la redonda de los sueños.

Mexico_vs_Croacia-Mexico_Croacia-copa_del_mundo-Brasil_2014_MILIMA20140623_0472_31

México es el ejemplo claro de la ilusión un espejismo de grandeza que se diluye en la cruel realidad de lo que es nuestro balompié nacional (negocio, espectáculo y por ultimo un deporte)

El mexicano busca cualquier pretexto para celebrar para ser el ajonjolí de todos los moles “para ilusionarse” para soñar con que un “chicharito” un “Hermoso”  y un “Piojo” nos coloquen en la cima de algo que siempre termina en sima.

 

mexico_vs_croacia-mexico_croacia-copa_del_mundo-brasil_2014_milima20140623_0449_30

Es curioso escribir esto cuando soy un aficionado que sufre, llora o se alegra cada ocasión que la esférica comienza a rodar, disfrute el callar la boca de los croatas con pu…ros goles (tres para ser precisos) reiré o sollozare en ese enfrentamiento contra la naranja mecánica (de corazón espero y sea puro jugo de ese que se sirve en bolsita) es aventurado pensar que mi selección puede hacer historia se ve tan cerca y tan lejos con estos binoculares de la utopía.

Para todos aquellos detractores de la copa mundial de futbol solo recordarles que el competir en un torneo de el que todos hablan por 30 días, es solo la excusa para entregarse a la pasión y pertenencia de la nación.

Espero ver a mi selección con personalidad y entrega, sudar la camiseta. Estoy consciente que esto   no nos exime de una realidad que se encuentra en el precipicio.  Soñamos con un equipo en la cima de la ilusión, en el negocio deportivo más grande del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s