Crónica de un puto anunciado

Por Graciela Sánchez

Las calles están vacías, los estadios llenos. Le toca al portero despejar y todo empieza: primero es un zumbido, después empieza a cobrar forma en una vocal ¡eeeeeeeeeeeeeee!.. y finalmente se materializa esa palabra que se ha vuelto famosa en una semana ¡putooooo!

images (3)Y ¡pum! Tarjeta amarilla a la afición mexicana por parte de la FIFA. Así  nada más se olvidaron las favelas y la pobreza del país sede, era más grave el hecho de que el país de los mexicanos eran… homofóbicos.

 Parecía ridículo correr el riesgo de ser expulsado de un mundial solo por utilizar una expresión que se ha escuchado en todos los estadios. Las reacciones de cinestas, instituciones, intelectuales, políticos , etc. se pronunciaron en contra:  ya suficiente tenemos los mexicanos con tener fama mundial de borrachos, machistas e intolerantes.

El rechazo a este comportamiento, incluso por parte de aquellos que han dicho ¡que puto asco!, ¡puta madre! o ¡puto portero!; se basó en la rotunda negación por quedar ante el mundo como un país de brutos. Y es que en todos lados se dice que lo que sucede en el campo de juego no es más que un reflejo de cómo es un país y su sociedad

La FIFA  anunció hoy que no iba a pasar nada (justo cómo sucede en nuestro país)  pero ¿en realidad estuvo justificada, alguna vez, la reacción de la FIFA?

En nuestro caso, el futbol se ha vuelto parte de nuestra identidad nacional (las calles llenas de playeras verdes caminando lo demuestra). Pero de manera natural,  creamos grupos dentro de nuestro grupo social.

Así que aunque seamos habitantes del mismo país, nos hemos segmentado en grupos o colectivos ficticios las >identidades deportivas<. De manera que no importa que todos seamos vecinos de la calle de las Santas Rosas del Copal;  porque en  nuestra comunidad hay quienes además son: americanistas, pumas, cementeros…

images (2)Quizá esto no nos defina, pero estos grupos de identidad son funcionales en nuestra vida diaria: le dan sentido a nuestra vida en algunos momentos, resuelve  crisis existenciales; y sobre todo orienta nuestro comportamiento, afecto, pensamientos y conductas. Lo que explica por qué sentimos tan personal que nuestro equipo pierda; o porqué de pronto ese vecino con el que nos llevamos tan bien, lo odiemos tanto al ver que trae una playera de Croacia.

Pero seámonos honestos, al final del día estas identidades son imaginarias: el tendero  no es mala persona por traer una playera del equipo contrario. Solo que al entrar en una identidad sociodeportiva nos apropiamos de sus expresiones, sus costumbres, y creamos reglas y nuevos lenguajes.

En cierta manera creamos mini mundos con sus propias leyes y expresiones, que nos permite pertenecer a  ese grupo. Al identificarnos como aficionados de un equipo, asumimos el compromiso de defender la camiseta y ver todos los partidos. Pero también ganamos un sentido de pertenencia a un grupo, una memoria histórica (es imperdonable que como aficionado no te acuerdes del nombre del portero que hizo que ganáramos el pase a octavos de final) espacios donde convivir y sobre todo un conjunto de prácticas.

Y aunque es cierto que no es la mejor expresión que se nos pueda haber ocurrido, no podemos juzgarlo con el código de conducta de una nación; sino con el de la identidad sociodeportiva que representa. Pero si quisiéramos juzgarlo con los mismos significados generales, la Real Academia de la lengua dice que un puto es:

-Un hombre con gusto por personas de su mismo sexo

-Un necio

-Un postre filipino (De postre tenemos un puto frío)

descarga (2)
Postre puto, originario de Filipinas

De tal manera que no es que los mexicanos dudemos de la preferencia sexual del portero que va a aventar el balón, sino que utilizamos una palabra que tiene un significado en la vida diaria; y le dimos una nueva definición. Así que al gritar ¡ehh puto!, no estamos diciendo ¡ehhhhh portero con un decepcionante gusto por otro hombre! Sino ¡ehhhhhhh portero gandalla que no nos va a ayudar a ganar el partido!

O si queremos usar la definición que hizo una famosa banda de rock:

Puto: Dígase del que no grita, ni echa desmadre.

Así que no hay necesidad de sentirse agredidos, ni de juzgar como lo haríamos en un contexto cotidiano. Que no se nos olvide que este PUTO es parte de un lenguaje imaginario en un momento muy específico. O en pocas palabras, todo depende de donde el PUTO  se pronuncie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s