Un poco de lectura recreativa (las cincuenta sombras…)

Por Omar V.M.

Los comentarios y recomendaciones de unas primas me llevaron a re-acercarme a la literatura, despertando mi curiosidad hacia el texto “Cincuenta Sombras de Grey” (Fifty Shades of Grey) de la autora británica E. L. James publicada en 2011, que resulta ser una novela erótica de gran popularidad, según me he dado cuenta.

En fin me vi ciertamente impulsado a leer, aunque no me atrapó de inmediato. Inicio con la sinopsis, que no logra atraer mi atención más de lo que lo habían hecho los comentarios de mis primas. Así que comencé la lectura no muy convencido, temiendo que quizás pudiera resultar una redacción demasiado femenina.

50sTras el primer capítulo me parecía sinceramente una novela con una retórica más propia para un público femenino, sin embargo decidí continuar con la lectura. Para cuando leo el segundo y tercer capítulo sigo notando que se trata de una pieza literaria dirigida a un público femenino, con un diseño de personajes bastante arquetípico, principalmente en lo que se refiere al “Sr. Grey”, el galán de la historia, quien resulta ser absurdamente atractivo, físico excepcional y para no variar un magnate millonario. Sin embargo, los reproches, sarcasmos y pucheros mentales, que el personaje principal (Anastasia Steel) hace para sí misma, con su “subconsciente”, resultan ser hasta ese momento, suficiente motivación para continuar.

Hacia el episodio cinco y seis, comienzo a experimentar dificultades para interrumpir la lectura – he estado leyendo un capítulo por noche – comienza a parecerme interesante. En mi última sección hasta ahora, he llegado al capítulo siete… y el erotismo ha explotado… llegamos a las escenas de cama… una sesión de sexo pasional empapa las páginas. Mi imaginación puberíl – bueno ya ando en los 25, pero siendo varón la pubertad tardía, como la llamo, aún tiene efectos en mi – resulta demasiado vívida y trafica ante la descripción que la autora hace de aquella escena, es tan exacta como lo ha sido con la descripción de los escenarios, resulta incluso inevitable el efecto físico.

Y aquí me encuentro en mi habitación, disponiéndome a continuar con la lectura, hoy el octavo capítulo que promete ser muy interesante, no solo desde el sentido eminentemente erótico y sexual, sino también en lo psicológico, pues ha quedado en el aire el descifrar la naturaleza y origen del comportamiento del personaje de Christian Grey.

50s1Es aún un largo camino hacia el capítulo 26, sin mencionar los dos libros que completan la trilogía. Sin embargo pretendo continuar y comentarles mis impresiones una vez haya terminado de leer, lo cual espero hacer antes de que se estrene la adaptación al cine.

Por ahora sólo puedo decir que nos encontramos ante un relato de corte evidentemente erótico, ambientado en la actualidad, en el entorno presente. Narrado en primera persona, con expresiones sarcásticas que lo hacen sumamente entretenido, aunque se trata definitivamente de un “libro para mujeres” como lo ha señalado la propia autora en diversas entrevistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s