Felices 48 al “11 de Brasil”

Por Sergio Reyes

El sol caía a plomo en el estadio Rose Bowl de Los Angeles, era la final de la Copa del Mundo de 1994. Después de un partido ríspido y en donde Italia y Brasil emplearon su condición física a fondo, después de un desgaste mental por 90 minutos reglamentarios más otros 30 sin goles; venía la siempre dramática tanda de penales.

Tanto “Azzurros” como “Cariocas” fallaron su primer penal, pero Italia anotó el segundo. El marcador se puso 1-0 a favor de los europeos, pero el siguiente en cobrar el penal fue Romario; con toda la calma del mundo se perfiló y anotó dramáticamente al mandar su disparo a la al poste y luego al fondo de la portería. Después de nueve disparos, tres anotados por Brasil y dos por Italia, la “Vede-Amarella” se proclamaba campeona del mundo por cuarta vez en su historia. Romario y sus cinco goles hicieron el sueño realidad.

romarioRomario jugó para el Vasco de Gama en Brasil, Barcelona en España y PSV en Holanda. Otras aventuras esporádicas las vivió en Estados Unidos y Qatar. Quizá  algo que le faltó fue el equipo de sus amores, pero cuando se vestía de amarillo y verde para representar a su país, no podía cuestionársele nada. Entrega, corazón, velocidad y sobre todo goles era lo que Romario le daba a su país dentro de la cancha.

El Mundial de 1994 fue decisivo y hasta polémico para Romario. Siempre serio y con una mirada letal cada que iba a la portería rival, el futbolista oriundo de Río de Janeiro no parecía un delantero de cuidado, bajo de estatura y delgado enfrentando a europeos fornidos y altos, siempre se la arregló para inmiscuirse en los huecos que dejaban los defensores rivales. Parecía que tenía el balón cocido al pie. La gran actuación en ese Mundial le valió ser considerado el “Jugador Mundial de la FIFA” de ese año.

La polémica llegaría cuando se dio a conocer que no le gustaban mucho las concentraciones, Romario no era de quedarse una noche antes del partido en el hotel de su selección a ver películas, cenar algo ligero y ponerse nervioso para el encuentro del día siguiente; él prefería salir a las calles de Estados Unidos, beber unos tragos y contratar los servicios de alguna prostituta cercana para así liberar el estrés para la cita con Brasil al día siguiente. Rumor: se dice que el Director Técnico de la selección Carlos Alberto Parreira sabía de las salidas nocturnas de su estrella, pero al ver el talento derrochado en la cancha por el ariete amazónico, prefería no decir nada.

Como dato curioso, cada vez que Romario metió gol en el Mundial de Estados Unidos 1994, era el primer gol de su selección durante el partido. Al retirarse la polémica se desató cuando Romario se lanzó como diputado de su país.

El último escándalo de Romario fue al declarar que en “la Conmebol es más corrupta que la FIFA”

Este enero Romario apagará 48 velitas a su pastel de cumpleaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s