La ciencia que soñó Mandela y el viaje lunar del conejo chino

mandelaDurante el apartheid, los negros de Sudáfrica no pudieron tener la misma formación que los blancos y se impedía que un negro estudiase matemáticas o físicas en la universidad. En una de sus citas más recordadas, Nelson Mandela dijo que “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Al llegar al poder, el líder lo puso en práctica impulsando un programa para modernizar la ciencia de su país y facilitar el acceso a la educación universitaria y la investigación científica a la población negra, que supone el 80% del país.

Mandela ideó y dio nombre a una nueva red de centros de ciencia e innovación en Áfricacuyo objetivo es generar 5.000 científicos e ingenieros de talla internacional cada año. Hoy Sudáfrica es la primera potencia científica de África y el Instituto Africano de Ciencia y Tecnología que inspiró Mandela opera en Sudáfrica, Nigeria, Tanzania, Burkina Faso y Mali, según la web de la institución.

mandela3 Pero casi 20 años después de la llegada de la democracia y el fin del apartheid, la ciencia del país sigue siendo predominantemente blanca y mayor de 50 años, lo que refleja la dificultad de la población joven, negra y económicamente más desfavorecida para cumplir el sueño de Mandela. Por ejemplo, en 2004, sólo había tres astrónomos negros en todo el país. En la universidad, las tasas de licenciatura entre los negros siguen siendo muy inferiores a las de los blancos y, en términos globales, el Gobierno no ha conseguido alcanzar los objetivos de inversión en I+D fijados tras la salida de Mandela del poder.

“La creación de los institutos [Mandela] representa una nueva fase en la continua lucha de África por conseguir la libertad económica.”, ha resaltado Calestous Juma, experto en innovación y desarrollo de la Escuela Kennedy de Harvard, en un reciente artículo enNewScientist. Sin embargo, las aportaciones de África a la ciencia y la tecnología mundial son aún “marginales”, lamenta.

El reto de futuro no es solo integrar a la población negra en el sistema de ciencia sino superar la desconexión entre las universidades que forman profesionales y los institutos públicos donde se hace gran parte de la investigación científica. Hay que crear también una masa crítica de mentes científicas entre la población infantil. Para ello, Mandela también dejó guías maestras al decir que “la imagen más clara del alma de una sociedad es su forma de tratar a los niños”.

Homínidos, cascanueces y nabos en la Luna

África suele ser el origen de grandes descubrimientos en evolución humana, aunque el más reciente surge de fósiles hallados en Europa, concretamente en España. Se trata de la secuenciación del ADN de un Homo heidelbergensis que vivió en Atapuerca hace 400.000 años. La lectura de su ADN mitocondrial (el más antiguo que se ha obtenido) ha dado un vuelco a la evolución humana, ya que emparenta a estos homínidos con los denisovanos y no con los neandertales, como se pensaba. La falta de datos concluyentes abre múltiples interpretaciones más o menos fundadas sobre cómo evolucionaron los humanos en Europa que os contamos en Materia.

mandela4Otro descubrimiento prehistórico llega esta semana de África y también de manos de científicos españoles. Se trata de los huesos de brazos, piernas y pies de un Paranthropus boisei, un robusto homínido que vivió en África hace entre dos y 1,2 millones de años y al que se apodaba hombre cascanueces por sus imponentes mandíbulas. Los fósiles, hallados en Tanzania por el equipo de Manuel Domínguez-Rodrigo y descritos en PLoS One, han permitido saber cómo era el cuerpo de los paranthropus: fuerte como el de un gorila, capaz de andar sobre dos patas, pero aún muy adaptado a la vida en los árboles, lo que le diferencia de sus ancestros los australopitecos, que eran más livianos.

El otro gran ámbito de acción científica de la semana ha sido la Luna. China lanzó el lunes la Chang’e-3, su primera misión robótica de exploración del satélite de la Tierra. La nave se ha aproximado con éxito a la órbita lunar y a mediados de diciembre el robot Yutu(Conejo de Jade) intentará su aterrizaje. China quiere así convertirse en el tercer país que logra poner una nave sobre la Luna, junto a EEUU y la Unión Soviética. Aunque la misión tiene objetivos científicos, el gigante asiático no esconde que le interesan las reservas minerales de nuestro satélite como parte de su fulgurante carrera espacial. En otra muestra del interés por la colonización lunar, la NASA anunció esta semana que intentará plantar nabos y otras hortalizas en el satélite en 2015 como prueba para futuros asentamientos.

mandela2El interés por las reservas minerales de la Luna se debe en parte al creciente agotamiento de las terrestres. Una de las consecuencias de esa sobreexplotación es la desaparición de especies únicas, incluso en los lugares más insospechados. Según un estudio de la Sociedad Zoológica de Londres, los mamíferos salvajes que habitan en el desierto del Sáhara están desapareciendoa ritmo acelerado, probablemente debido a la caza indiscriminada. En España, la presión de la actividad humana, en este caso del tráfico rodado, está poniendo al lince al borde de la extinción total, tal y como contamos enMateria. En una nota de optimismo, un equipo de naturalistas informó del descubrimiento de un nuevo roedor en Argentina que ha sido bautizado como T. kirchnerorumen honor a Néstor y Cristina Kirchner.

Artículo tomado de http://esmateria.com/2013/12/08/la-ciencia-que-sono-mandela-y-el-viaje-lunar-del-conejo-chino/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s