El origen de la violencia

Por David López Lara

Son casi las 11:45 pm. Es sábado y voy subiendo las escaleras del metro Impulsora en el estado de México. Es fresco el clima de la noche. Justo estoy por cruzar los torniquetes, cuando se escucha un automóvil frenar sobre Avenida Central, en seguida, se escuchan tres tiros.

Al mismo tiempo desde arriba de la estación Impulsora, observo como la persona quien tiró del arma, era un hombre, vestía una sudadera negra y era de complexión delgada. La persona corre y huye en una moto y el conductor del carro (el cual resultó dañado por los tiros)

vio2

Ya en camino a mi casa, comienzo a pensar sobre las posibles causas de los tiros, ¿por qué a ese hombre?, ¿quién era la víctima y el victimario?, ¿por qué a esa hora y en sábado?, y con mayor preocupación ¿por qué las personas se tornan violentos al extremo de matar a otra persona?

Cuando llego y salgo al andén de Villa de Aragón, escucho un señor discutir a gritos por teléfono. El señor no más alto de 1.65 m (calculando según mi estatura y a buen ojo de cubero), al punto de casi estallar por el enojo que manifestaba su expresión y sus alaridos, me hizo repensar el vicio de la violencia y surgió otra duda a mi ¿en qué punto alguien puede convertirse en un ser violeto?

Más pensamientos me surgen constantemente hasta llegar a casa, pero mi interrogante aún sigue sin respuesta y tal vez no la resuelva en un mes. Recordé entonces las pláticas con algunos profesores de ciencias sociales, cuando mencionaban a los principales círculos sociales donde el ser humano se desarrolla y adquiere la facultad de adaptarse a la sociedad, uno de esos círculos es: la familia.

En una entrevista al Licenciado José Álvarez Martínez investigador en la Facultad de Psicología de la UNAM, mencionó que la sociedad mexicana es violenta si cada individuo experimenta u observa hechos violentos, o bien, es víctima de ellos y puede entonces entrar en crisis, a ese fenómeno se le conoce como “estrés post-traumático”.

vio1Tal estrés se presenta cuando al otro día, en domingo, me dirijo a visitar el Zócalo capitalino. Alrededor de las 10:00 am, camino dentro de mi casa por unos instantes, tomo un baño, después me visto y desayuno un plato con mango. Al terminar, aún tengo la necesidad imperiosa de permanecer en casa y no salir, entonces dudo si el ver la dramática escena del sábado, ocasionó alguna crisis psicológica en mi.

Después de hora y media ya salgo de mi casa hacia el Zócalo. En mi camino es necesario tomar el metro, así primero llego a la estación deportivo Oceanía. Mi sorpresa fue, cuando al llegar (después de algunos transbordos) a la estación Hidalgo, observo a una madre, regañado a su hijo.

El niño tenía no más de tres años. Había tirado su paleta de caramelo. La madre, aún joven y no quiero arriesgarme a calcular su edad, no había advertido que su hijo la había tirado. Él después de verla en el piso, intentó recogerla, cuando la madre observa como la levantaba, de inmediato le suelta un manotazo en la mano de su hijo, y diciéndole un “no” enérgico. El niño impactado comenzó a llorar y la madre se lo llevo casi arrastrando.

Después recordé la escena del sábado, pensé que quizás el hombre de negro, pudo ser víctima de maltrato familiar y después de algunos años se violentó aun más, para llegar al extremo de plomear a un hombre y tal vez no sea su única víctima.

El origen de la violencia es aun, un terreno por investigar, existen diferentes enfoques sobre el tema. En la ciudad de México como en otras urbes, la violencia es una característica no oculta ante los ojos de su población, desde la violencia familiar, hasta la violencia representada por el narco y el gobierno federal. Violencia en el norte, como en el sur del país. La violencia como un fenómeno social existe, y una solución aun, no es del todo certera. Un viaje por la ciudad puede abrirnos los ojos para conocer otras caras y observar historias de la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s