Lapso de hipótesis

Por Jonathan González

Fotos de Alexander Amaro

Me encuentro sentado en este lugar que parece alejado de la urbanidad, a pesar de que se localiza en pleno centro de la ciudad de México.

Si uno observa con atención los movimientos de las personas, son muy variados.

lapso1Existen los chavos que van caminando a toda prisa,  como si el tiempo hiciera presa de ellos;  la señora que va jalando al niño chillón, el don oficinista con panza de que el tiempo no perdona… mientras tanto un señor de canas camina con una pausa que no propiamente tiene que ver con su edad. Se detiene a observar , sonríe, respira, llena sus pulmones y después expulsa todo el aire. Se acomoda los anteojos, se mese los cabellos y se sienta en la banca que esta frente a mí.

Pienso que el tiempo no pasa en vano, el formato frívolo de la vida no nos permite disfrutar los detalles de la vida. Los días tienen las mismas 24 horas y son los mismos 365 días pero el tiempo lo consumen nuestras actividades de supervivencia.

Lo cual me lleva a una pregunta muy simple ¿Qué es el tiempo?

Es complicado explicarlo y creo cada uno tiene la percepción de él de manera distinta: unos dirían que es aquel que pasa cada que la manecilla del reloj de la abuela suena, otros  más jóvenes pueden decir que es lo que dura su canción favorita, mi madre diría es lo que tardan en cocinar los frijoles.

Presente, pasado y futuro,  así podemos definirlo. De otra manera:  pasado todo aquello que define tu presente, presente todo aquello que forjara tu futuro (lo que  suena muy simple, me llevó tiempo pensarlo)

lapso2Los que saben dicen que es relativo; yo al ver a esta persona sentada frente a mi puedo decir que el tiempo es aquel que pasa sin que disfrutemos las cosas, ese que se acumula en los pliegues de la piel, ese que pasa en desorden dentro de un orden relativo ya que cada quien vive su vida como mejor le complazca.

Se diría comúnmente que fluimos en el ritmo de la vida con sus bemoles, es muy cierto;  pero cada uno de nosotros se toma el tiempo necesario para desarrollar sus ideas, proyectos y metas.

El tiempo es aquel que se convierte en canas, cansancio y mucha sabiduría. Cada uno de nosotros entiende la relatividad del tiempo en su mundo paralelo  ya que si un partido de futbol  te está gustando mucho, el lapso se va como agua entre los dedos; mientras que para tu novia será una eternidad en las puertas del purgatorio.

¿Quieres más ejemplos? ¿Qué tal cuando la acompañas de compras? ella aprovechará su tiempo mientras tú ves cómo se suicida cada segundo, junto con tus pensamientos.

Pero esa parsimonia que se carga este señor frente a mí,  esa mirada penetrante y amable, y  la sonrisa con dentadura me demuestra que el tiempo no lo define ninguna teoría o científico ; el tiempo simplemente es eso que sueñas mientras se materializa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s