La estatuilla poseída

Por Graciela Sánchez

Dicen las leyendas que las tumbas de los faraones estaban malditas… Todo empezó cuando se descubrió la Tumba de Tutankamón. Fue uno de los mayores descubrimientos del momento, pero todos los participantes murieron por neumonía o enfermedades desconocidas. Nadie que no fuera brujo podía entrar y, de hacerlo, el precio a pagar era la muerte.

250201_10150195018499000_2233755_nLas pertenencias de las tumbas de este faraón y de muchas otras tumbas, salieron a las vitrinas de los museos. Pero una duda persistió: los objetos egipcios ¿aún estaban malditos?

El misterio de las muertes de los arqueólogos, que descubrieron  a Tutankamón, fue resuelto. Las misteriosas enfermedades habían sido producidas por las esporas de un hongo que crece al lado del guano de los murciélagos. Y en las tumbas de los faraones, abandonadas desde hace siglos; estos animales habían encontrado un refugio obscuro, húmedo y seguro.

Pero hace poco un video recorrió al mundo; mostrando que no todos los misterios egipcios están resueltos. El video muestra una pequeña estatuilla que, se dice, estuvo colocada a lado de la tumba de un faraón.

Quien observó el misterio fue un curador del museo. Él notó que la estatuilla no estaba en la misma posición en la que lo había dejado. No había pistas de alguna otra intervención humana; solo él tenía llave de la vitrina. Una hipótesis fue que quizá había olvidado que la había colocado en esa posición. Después de todo, la perdida de la memoria inmediata puede ser causada por jaquecas o una mala alimentación. ¿Estaría bajo de vitamina B12?

Volvió a colocar la estatuilla en la posición original; cerró la vitrina y siguió con su  día. A la mañana siguiente la estatuilla estaba, nuevamente, colocada en otra posición.  Necesitaba pruebas de que realmente se estaba moviendo la estatuilla, y que no estaba perdiendo la memoria.

226962_10150195018359000_2111471_nPuso una cámara de vigilancia para filmar el comportamiento de la vitrina. Las imágenes fueron aceleradas y se pudo observar el movimiento de la estatuilla durante todo el día. Aquí pudo apreciarse el sutil movimiento de la estatua incluso durante la tarde; aunque a una velocidad tal que nadie puede notarlo, a simple vista.

Había un misterio y se necesitaba resolverlo. No había pistas, solo un video. La solución más obvia era que el alma de un faraón estaba encerrada en la estatuilla y trataba de salir. Pero miles de momias fueron destruidas durante los últimos tres siglos y, muchas de ellas, fueron vendidas como combustibles para lámparas  (pues las resinas que se utilizaban para conservarlas proveían una fuente de energía excelente);  ninguna de ellas había regresado para vengarse. Entonces ya podíamos descartar esta explicación

No era un fenómeno que se repetía en todas las estatuillas y no hay manera de  repetir una posesión faraónica a un objeto; por lo que el debate y las hipótesis, comenzaron.

Algunos hablaron de magnetismo. Quizá algún metal con el que estaba hecha la estatuilla estaba siendo atraída a alguna zona de la corteza terrestre con mayor magnetismo. Otros tantos hablaron de un desnivel en la vitrina, pero el movimiento de la estatuilla es giratorio y se descartó porque las figuras de a lado no se mueven en lo absoluto.

Otra hipótesis  (que a mí me pareció la más viable)  fue que, quizá, el movimiento de la estatua fuera similar a lo que sucede con los girasoles. Ya que, al observar el video, se puede notar que el movimiento solo se produce en el día.

248855_10150195020124000_8357644_nEn los girasoles, el movimiento para seguir al sol es gracias a unas células especiales. Estas células de motor tienen una parte engrosada,  llamado pulvinus. Ubicado justo debajo de la cabeza, el pulvinus es lo suficientemente flexible en los girasoles como para girar la cabeza. Las células motoras amplían y reducen el tamaño de las células. El movimiento se crea en el pulvinus, a medida que aumenta la presión, en un lado mientras disminuye en el otro.

Por lo que, quizá el material de la estatuilla se hincha con el Sol y se expande; y así la estatua cambia de posición.

Una hipótesis más fue que la vibración de las personas al pasar era lo que iba moviendo, poco a poco, a la estatuilla. Ya que por las noches, cuando no había personas caminando, no se movía.

Al final no existe una conclusión; no hay una explicación que sea la correcta. Pero no es un caso particular en el cuál se esté libre de dudas un misterio. En realidad esto es lo que pasa todos los días, no solo en los libros de misterios, detectives y criminales. También sucede en los limpios laboratorios, a los estudiantes de bata blanca y a los doctores con años de carrera.

Todos los días tratan de resolver grandes misterios. No solo de estatuillas poseídas por egipcios, sino también de culpables de gripe o infecciones. Y a veces logran dar con una explicación que es una de las más probables, pero nunca con la única correcta. Al final, si tuviéramos respuestas absolutas ¿En dónde quedarían la diversión de seguir investigando?

Mientras tanto les dejamos el video de la estatua. Y que empiecen las hipótesis…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s