La Ciudad de México: Francisco I. Madero. (Parte I)

Por Jothan Balderas

El 6 de diciembre de 1914 entran a la Ciudad de México las fuerzas revolucionarias encabezadas por Francisco Villa y Emiliano  Zapata. Habían tenido un primer encuentro en Xochimilco y decidieron entrar juntos a la capital del país.

Los contingentes se concentraron en la calzada de la Verónica (hoy Melchor Ocampo) y avanzaron sobre Tlacopan, Rosales, Reforma, Juárez y finalmente sobre San Francisco, –que un par de días después se llamaría Francisco I. Madero– ahí se toma una de las más famosas fotografías de la etapa revolucionaría, supuestamente de Casasola.

zapata1En esta foto aparecen los generales Lucio Blanco, en el extremo izquierdo y con la mirada hacia arriba; Rafael Buelna, de quien recientemente se estreno una película titulada: El Ciudadano Buelna; Otilo Montaño, también con la mirada en los balcones y con una venda en la frente; Tomás Urbina, con la mirada al frente con salacot; Emiliano Zapata y Francisco Villa, que van conversando y a la derecha de estos Rodolfo Fierro, un personaje verdaderamente escalofriante pero leal, monta un caballo blanco, tiene un puro en la mano y una mirada retadora.

Al entrar a Palacio se encuentran en un salón cuatro sillas acomodadas frente a una pared, una de ellas resaltaba, garigoleada y repleta de Dorados, con el águila del imperio de Maximiliano en el respaldo. No se sabe de quién fue la iniciativa pero surge la idea de tomarse una foto en esas sillas. Se dice que se produjo el siguiente dialogo:

–Siéntese usted –Dijo Villa.

–No, siéntese usted, mi general –respondió Zapata y Villa accedió.

zapata2Esta foto fue publicada días después dando origen al mito de la silla presidencial. En realidad no había tal silla. En su retirada hacia Veracruz, Carranza se había llevado consigo su silla, que era una común. En el México republicano no existía una sala de recepciones organizado en torno a una silla presidencial.

Dos días después, el 8 de diciembre, el propio Villa coloca unas placas para bautizar a la calle de San Francisco y su prolongación Plateros, con el nombre de Francisco I. Madero. Junto a estas placas había una advertencia en donde la mítica División del Norte amenazaba con fusilar a cualquiera que se atreviera a retirar esas placas. Desde entonces el nombre de la calle sigue siendo el mismo.

zapata3La calle Francisco I. Madero está llena de historias como la anterior, sin duda es una de las más conocidas e importantes de la ciudad. Por aquí desfilaron virreyes, presidentes, emperadores, revolucionarios y un sin fin de políticos, intelectuales y personajes de nuestra historia. Su traza se debe al español Alonso García Bravo, quien realizo la traza de las primeras calles de la ciudad en la época colonial.

El 27 de septiembre, al frente del Ejercito Trigarante, Agustín de Iturbide hace su entrada triunfal a la ciudad, un cuadro recrea este hecho, en el se aprecian la Casa de los Azulejos y parte de lo que fue el convento de San Francisco.

zapata4También, el 9 de febrero de 1913, Francisco I. Madero, entra por aquí rumbo a Palacio Nacional, en lo que se conoce como la Marcha de la Lealtad, durante la Decena Trágica.

zapata5La calle inicia en la esquina con Eje Central y es la prolongación de la Avenida Juárez. El primer edificio que nos encontramos en el lado norte de la acera es el Edificio Guardiola. Construido en 1946 por el arquitecto Carlos Obregón Santacilia. Consta de 9 niveles, de los cuales 3 están bajo el nivel de la calle. Es un complemento del Banco de México, que está cruzando Cinco de Mayo. Su estilo arquitectónico es Art Déco.

zapata6A este espacio (el delimitado por Eje Central, Madero, Cinco de Mayo y el Callejón de la Condesa) se le conocía como Plaza de San Francisco, y era un espacio vacío que servía como desahogo del convento de San Francisco. A finales del siglo XVI existían unas construcciones entre las cuales se encontraba el Comedor Leonel de Cervantes, para el siglo XVII el sitio comienza a llamarse Plaza Guardiola porque ahí construyo su casa Juan Ildefonso de Padilla, segundo Marqués de Santa Fe de Guardiola.

zapata7El 30 de Septiembre de 1865, el Emperador Maximiliano inauguró en la plaza una estatua de José María Morelos, que luego fue trasladada a la Plaza de la Santa Veracruz y posteriormente a lo que era la entrada a la colonia La Bolsa, que después sería renombrada como colonia Morelos. El monumento continúa ahí hasta hoy.

zapata8La casa quedó semidestruida y fue reparada a mediados del siglo XIX, resultando en un palacete realemnte hermoso. A esta casa se le conoció como Casa de los Perros, por tener en los lados dos perros y dos leones de bronce de tamaño natural, una de estas figuras se encuentra en la torre Latinoamericana.

zapata9Finalmente la casa cayó en abandono y se fue deteriorando hasta que termino sus días en los años 30´s cuando fue derrumbada para darle paso al nuevo edificio.

zapata10Frente al Edificio Guardiola se encuentra la Torre Latinoamericana, construida en 1956 por el arquitecto Augusto H. Álvarez, fue el edificio más alto de Latinoamérica hasta 1972. Soportó los terremotos de 1957 y 1985. Antiguamente aquí se encontraba la casa de animales de Moctezuma II. En este lugar se encontraban una serie de animales exóticos, traídos de los lugares más recónditos del imperio mexica. No sólo había animales sino también humanos con alguna deformidad. Posteriormente paso a ser parte del convento de San Francisco, durante el gobierno de Juárez el terreno fue vendido a particulares.

zapata11

Un comentario en “La Ciudad de México: Francisco I. Madero. (Parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s