Espejismo Leguminoso

Por Jhon González

El mexicano es un ser que vive ilusionado, esperanzado; su fervor religioso por una selección de ratones verdes (que no espantan a nadie). Comandados por un chícharo que es la esperanza que nos espera en Brasil. Un Brasil que como lo mostró la actual copa confederaciones, el futbol es la peor excusa y manera de mostrarse al mundo. Bien podemos decir que esta competición deportiva efectuada en tierras cariocas, bien podría ser nombrada la copa de las manifestaciones.

brasil4Brasil que vive entre dos dimensiones:  la de la potencia futbolística, y las favelas olvidadas, que representan el 60 por ciento de la población total de este país. Las favelas son el complemento imperfecto de la zona turística, con playa y un aparente crecimiento y desarrollo, estructural y social.

Bojo la sombra del Cristo de Corcovados se juega con el balón del espejismo. Si pensamos que Neymar, Ronaldo y Ronaldinho son unos semidioses del deporte de corretear el balón, debemos de entender que esa ilusión de los gajos era la única posibilidad de salir de la pobreza y el anonimato.

La samba tiene acordes de olvido, de tristeza. La fiesta se ve opacada por las reprimendas policiacas que tratan de ocultar lo mal que se encuentra este país y, que mejor manera que aventando el polvo bajo la alfombra del futbol.

brasil5

Se dice que el deporte del balón y las pasiones tiene colores cariocas aunque sus creadores son ingleses. Ese juego de once contra once que aguarda en la garganta de los aficionados el grito de gol. Las gambetas y los quiebres son el espejismo de un mundo que gira sin parar.

Por tanto, un rayo de luz reflejado por un objeto lejano que va hacia abajo, y en la dirección del observador, va experimentando refracciones sucesivas al atravesar las distintas capas de aire. Su inclinación hacia el suelo es cada vez menor y, tras llegar a la horizontal, el rayo sufre nuevas refracciones, aunque esta vez hacia arriba.

Así es como, tras haber descrito una trayectoria curva de convexidad dirigida hacia abajo, llega al ojo del observador que ve en el suelo (espejismo inferior) una imagen poco neta del objeto. Todo aquel que observa un partido de futbol ya sea dentro de un estadio o por televisor, puede aplicar lo anterior sin problemas.

Ilusionados con un chicharito redentor, y una selección mexicana irresponsablemente armada e inflada, los mexicanos gastan hasta el último centavo para poder acompañar la ilusión y que ya sabemos que tendrá tintes trágicos. Pero como bien decimos a la fiesta el mexicano no se puede resistir.

brasil6Como dice mi abuelita si el niño salió tonto fue culpa de la partera. Pero todos esperamos cada cuatro años cristalizar algo que es realmente frágil, sin duda alguna la leguminosa pambolera será la leyenda del deporte nacional y que mejor que hacerle compañía a nuestros amigos del Brasil en la tierra del espejismo y la alegría fingida. Cuatros años de espera donde sabemos que la desilusión tenemos que tragarla como un golpe en el estómago, como ese noviazgo mal llevado donde sabemos que estamos más cerca de la lápida que de la cama.

Bendito seas futbol por ser la religión con tintes de realidad, que me permite ilusionarme. Gracias por tenerme frente al televisor 90 minutos de mi vida  donde espero que un chícharo le muestre a los demás que, levantando una copa, el espejismo se cristaliza para comenzar el engaño de que somos los mejores del mundo;  en el negocio donde la mano del dios a estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s