El caníbal seductor

Por: Virydiana Villalobos

En aquellos años 70’s, un pequeño niño se encontraba totalmente aislado de los demás niños de su edad, ¿su nombre? José Luis Calva Zepeda. Nació un 20 de junio de 1969, creció sufriendo, ya que su madre no lo quería y lo golpeaba constantemente sin tener ningún motivo ni razón para hacerlo.

El niño quedó huérfano de padre y su madre con muy bajos recursos económicos, sabiendo que de ese momento en adelante tendría que mantener por su propia cuenta a seis hijos, se refugió completamente en el alcohol  y a la vida “galante”. Comenzó a salir con muchos hombres  que sólo maltrataban a los niños, y ellos  le tenían que llamar “papá” al hombre en turno con el que salía su mamá, por petición de la misma. Lo único “rescatable” es que le brindaban cierto apoyo económico a la madre de estos niños.

11043614-un-psicopata-mujer-cubierta-de-sangre-sopla-un-beso José Luis siempre estuvo muy aislado de su familia y de sus hermanos por ser el más pequeño. Y en especial de su madre, que en vez de brindarle cariño o alguna caricia, lo golpeaba fuertemente haciéndolo enojar cada vez más. Hasta que un día José Luis no pudo aguantar más los gritos y maltratos ,  y decidió salirse de su hogar; creyendo que cualquier lugar sería mejor que estar viviendo en su casa con tantas injurias.

Pero en la calle no le fue mejor, así que al año regresó. Las cosas empeoraban, y  a su regreso fue víctima de una violación por parte de un amigo de su hermano. A raíz de los problemas en su casa, la falta de cariño y amor y la mala relación que llevaba con su madre, se volvió una persona fría y un tanto agresiva. ¿quién diría que llegaría a tal extremo de asesinar a gente inocente? Los problemas psicológicos comenzaban a afectar su conducta orillandolo a ésto.

 José Luis Calva Zepeda, un hombre con una personalidad aislada, retraída, era un hombre antisocial, con intereses propios, temeroso de compartir a los demás por miedo a que pudieran lastimarlo con cualquier comentario. “Era un hombre enfermizo, de corazón grande, huesos frágiles, nariz profunda, fumador de tabaco fuerte, bebedor de mezcal, adicto al café, tierno de alma, melancólico, admirador de la belleza femenina, soñador, inseguro, refugiado y un gran poeta” Un hombre que a simple vista nadie hubiera imaginado que sería capaz de cometer triple homicidio.

 Este hombre vivía en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, pero posteriormente se cambió a un departamento en la colonia Guerrero. Las novias de este señor siempre fueron muy inocentes ante sus palabras, ya que el caníbal las conquistaba con sus poemas y cartas de amor. La primera víctima de este hombre fue Verónica Consuelo Martínez Casarrubia,  la mutiló en Chimalhuacán en 2004, mantuvo una relación sentimental con ella que sólo duró un par de meses, esta mujer tenía dos pequeños hijos y era empleada de una farmacia. El 30 de abril de 2004 las autoridades hallaron su cadáver .

Tres años después de este asesinato, Calva Zepeda hizo amistad con una sexoservidora que trabajaba en Eje Central, a la cual sólo se le conoce con el sobrenombre de “la Jarocha” o “la Costeña”, su cuerpo  mutilado fue encontrado un 9 de abril en la calle de Lerdo. Vecinos del caníbal aseguran haber visto entrar a esa mujer al departamento de él.

4-Asesinos-7La tercer y última víctima del “Caníbal de la Guerrero”, fue Alejandra Galeana Garabito, quien mantuvo una relación con él, que sus padres no aprobaban ya que se habían dado cuenta de que Calva Zepeda era muy agresivo, celoso y controlador con su hija, por este motivo Alejandra decidió alejarse de él.

Pero al caníbal no le pareció muy buena idea esto, así que con cartas de amor y poesías planeó hacer que Alejandra regresara, pero esta se negó a hablar con él, incluso a atender sus llamadas. Después de ver que Zepeda era muy insistente, Alejandra acude al departamento de José Luis un 5 de octubre de 2007, pero sólo para aclarar que la relación ya estaba terminada y que sus padres no aceptaban tal relación.

Sin embargo,  el caníbal tenía otros planes para ella. Ya que,  al no poder “soportar” la decisión de la mujer, comenzaron a discutir, y decidió presionarla del cuello fuertemente. Al darse cuenta de que no respiraba la llevó cargando hasta el baño, lugar donde la cercenó poco a poco, tratando de esconder parte de las evidencias (sus huesos) en una caja de cereal que tiró a la basura.

El tipo de mujeres que buscaba tenían las características de ser de escasa escolaridad y escasos recursos económicos, y, físicamente procuraba que fueran de baja estatura para poder someterlas a la fuerza. Pero curiosamente, Calva Zepeda tuvo una relación con una mujer que no fue asesinada. Probablemente fue porque obtuvo la aprobación de su madre, esta mujer se llama Olga Lidia, que al darse cuenta de que estaba en una relación destructiva con el caníbal ya que el hombre era salvaje y agresivo, porque la obligaba a ver películas de zoofilia y a practicar relaciones sexuales sadomasoquistas, decidió alejarse por su bien, y no saber más de él.

canibal

Finalmente fue detenido el 8 de octubre de 2007 en su departamento, donde la policía encontró los restos de carne frita de Alejandra Galeana en un sartén y en un plato, él afirmó que no se la comió, confesó que era un asesino pero no que fuera caníbal, pero las pruebas científicas mostraban otra cosa.

 Murió a los 38 años de edad en el Reclusorio Oriente, se quitó la vida ahorcándose con un cinturón, aunque existen dudas de que lo hayan asesinado, pues el cinturón con el que supuestamente se ahorcó no era de él. En su funeral, familiares de las víctimas de Zepeda exigieron ver el cadáver, sólo para asegurarse de que estaba muerto y de que ya no haría más daño a las personas.

 Zepeda fue un psicópata. Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto. Las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.

La falta de remordimientos y el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.

Vivió tal vez no lo que quiso, tal vez no feliz, pudo haber hecho algo mucho mejor de su vida. Sin embargo decidió ir por un mal camino. Aquí termina esta crónica del famoso “Caníbal de la Guerrero”,  un ejemplo de que la educación que nos dan en casa se refleja a lo largo de nuestra vida, teniendo o no graves consecuencias.

1. El caníbal de la Guerrero y otros demonios de la ciudad. Marcos Valerio Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s