Criaturas de Leyenda: La Deconstrucción de Nessie.

Por Diego A. López.

El conocimiento sobre una de las criaturas más enigmáticas de la humanidad aún permanece en la duda y el misterio. Escuchado y sabido por todos es que la leyenda del monstruo del lago Ness, se ha asociado generalmente con los famosos “cuellos largos” de la era de los dinosaurios -los reptiles dominantes de nuestro planeta durante 160 millones de años-. Un periodo sumamente largo comparado al de nuestra especie y que sin embargo aún perduran en la memoria, viviendo…

  1216535Loch Ness Escocia, hogar de Nessie, (con una extensión de 56 km2), se ha convertido en todo un emblema de la cultura popular europea, especialmente para los lugareños de la ciudad de Inverness. Territorio oceánico de gran amplitud, donde los primeros indicios de esta criatura datan desde el año 500 d.C. Punto de arranque histórico, con avistamientos y relatos sucesivos, asociados a un ente gigante devorador de hombres y ganado en aquél oscuro lago.

  Siglos después, se  ha transformado su representación animal de acuerdo a  los hechos que se presentan a través del tiempo. Visto como una vaca marina, cocodrilo gigante, anguila, hipopótamo, nutria e incluso un dragón, hasta adoptar su forma más popular, un plesiosauro. Estos antecedentes le han conferido a Nessie el concepto de un monstruo gigante escondido en algún lugar de loch Ness, producto de imágenes, relatos, avistamientos casuales etcétera. Lo que finalmente podemos establecer como una imagen ficticia de múltiples significados culturales y científicos, puesto que el interés recae a la vista de muchos fieles creyentes y escépticos que dan vida a la leyenda.

  Si nos inclinamos en su visualización más conocida, estos animales, muy queridos por los paleontólogos y el público (infantil, sobretodo), se han vuelto famosos a través de la historia por sus características morfológicas que retan a la imaginación en sus representaciones fósiles.

images (1)También han sido foco de interés de diversas expresiones artísticas como el cine, los cuales presentan con lujo de detalle o enfoque, en films como el clásico King Kong de 1933, vistos en stop motion o cuadro por cuadro (movimiento de objetos rígidos o maleables), o su remake en 2005 por Peter Jackson y sus efectos de última tecnología. También en Jurassic Park (1993) o The Water Horse: Legend Of The Deep (2007), e incluso en la serie de televisión The Simpsons, dedicándole un capítulo. Las sensaciones a través de la historia son múltiples y encajan en el asombro y la belleza, en la ironía y lo admirable o finalmente en el escepticismo y en el miedo.

 Además de estos elementos que hacen de Nessie un monstruo único y famoso trasciende más allá de lo comúnmente conocido. Diferente a un cuello largo; clásico término coloquial de estos dinosaurios herbívoros terrestres de pequeñas cabezas, cuatro patas, cuerpos anchos y largas colas. Nessie (parecido pero diferente) es uno de los llamados plesiosauros que, junto a los mosasauros e ictiosauros,[2] fueron los reptiles marinos más grandes que hayan existido. Diversificándose en unos de los periodos más ricos a mediados del  jurásico medio (186-164 millones de años), los animales más grandes vivieron en el mar, llegando a medir hasta una longitud de treinta metros.

  Evolucionando de reptiles terrestres,  los plesiosauros se adaptaron a la vida en el agua, acortándose sus patas y sustituyendo estas (como si fueran dos grandes guantes) por dos pares de aletas con forma de remo, alimentándose de ammonites, belemnites, que son ancestros de la familia de los pulpos y calamares , y otros organismos.

  FLAEEnfrentarse a uno de estos grandes animales ha de haber sido una verdadera lucha de titanes, pues no era el único depredador de los mares, los mosasauros competían con ellos para obtener alimento y se ayudaban de sus cuerpos hidrodinámicos para moverse a gran velocidad, mientras que los plesiosauros con sus aletas de más de un metro de largo las movía de arriba abajo muy similar a los pingüinos. Dos grandes depredadores que dominaron los mares hasta la extinción masiva del cretácico terciario (65 millones de años), dando como fin a la era de los grandes reptiles.

  Puntualizando hacía el presente, han pasado mil quinientos años y Nessie viaja entre el plano de lo animado y lo inanimado. La leyenda de aquella criatura de avistamiento ocasional persiste en nuestros films y en la televisión, en fotografías, en su turismo, expediciones científicas, estudios de sonar y en las historias de la cultura local y ancestral que refuerzan su leyenda. ¿Qué es lo que hace a un animal inmortal y por ende significativo?

Diría acertadamente el antropólogo francés Claude Lévi Strauss: La naturaleza no es contradictoria en sí misma; puede serlo, solamente, en los términos de la actividad humana particular que se inscribe en ella… Esto se reafirma por medio de las significaciones que nosotros otorguemos en nuestro quehacer histórico y futuro y al monstruo del loch Ness solo le basta ingerir una buena bocanada de aire para sumergirse y perdurar una vez más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s