Latimeria: El vivo recuerdo de un escamoso y sabio pez

Por Diego A. López

Los primeros años de vida de un ser humano es el proceso constructivo de la personalidad y el yo profundo. Una esfera separada del aprendizaje transmitido y enseñado en el entorno familiar, es un proceso epistemológico masivo y veloz con el que enfrentamos el mundo vasto y aún desconocido.

Celacanto DescubrimientoCon la capacidad de percibir imágenes, letras, colores, olores, personas, y sabores que van tomando forma, sentido y entendimiento con el transcurso de los años.

Nuestro cerebro, parecido a un disco duro procesa y decodifica la información, haciendo conexiones llamadas sinapsis, comprendiendo el lenguaje entre emisor/receptor, y finalmente presentado en nuestras ideas y forma de pensar en múltiples dinámicas de significación.

Una característica desarrollada por Homo Sapiens en un periodo de seis millones de años de evolución, si partimos de su ancestro homínido más antiguo, el Sahelanthropus tchadensis.

   La infancia la asocio casi de manera inmediata a los libros de animales que hojeaba con curiosidad y duda. De tópicos básicos y sencillos en los que se trataba de especies acuáticas, mamíferos, aves, reptiles y dinosaurios en los que pedía el favor de explicármelos y hacérmelos leer, memorizando cada uno de sus nombres, sin aún acercarme al mundo de las letras dada mi aún corta edad.

Celacanto 2Llevando siempre conmigo aquellos compañeros inseparables a cualquier lugar en la que la imaginación jugaba con el cachalote buscando a el calamar; la frondosa y verde selva donde los tucanes planean y el mono araña juega; el león, la cebra y el caballo corriendo en la sabana y en la pradera.

En la oscuridad de la noche el murciélago acecha y el mapache despierta; el amonite regocijándose y el trilobite arrastrándose en la arena; el tiburón buscando en el eterno azul sin fin, y en la superficie un cielo cercado por gaviotas con un objetivo afín: Existir.

   En ese libresco recorrido de animales que detenidamente observaba y estudiaba, siempre llamó mi atención una fotografía a blanco y negro, con un conjunto de hombres presentando a manera de trofeo o descubrimiento una especie de pez negro azulado de gran tamaño y rareza, de aspecto antiguo y reservado, quedándose grabada en mi memoria permanentemente. Sin saberlo, se trataba de uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX, poniendo en duda años después las definiciones evolutivas y paleontológicas más destacadas del ámbito científico.

  Celacanto Fósil El contexto ocurre en un veintitrés de diciembre de 1938, cuando un grupo de pescadores sacó de la superficie del lago Chalumna, en las costas Sudafricanas, lo que parecía ser un pez grande, muy escamoso y de inusuales aletas que era lo más extraño. El capitán de la embarcación, Hendrik Goosen, telefoneó a la curadora del East London Museum en Sudáfrica, la naturalista Marjorie Courtenay-Latimer (1907-2004), diciéndole que había obtenido una pesca interesante.

   Al llegar a el muelle, la científica se aproximó al hallazgo y se encontró con “el pez más hermoso que había visto”: “It was a pale mauvy blue, with faint flecks of whitish spots; it had an iridescent silver-blue-green sheen all over. It was covered in hard scales, and it had four limb-like fins and a strange puppy-dog tail.”

   Celacanto Nat GeoDel griego koilos, hueco; akantos espina; el celacanto es uno de los pocos nombrados fósiles vivientes (término que hace referencia a un organismo no extinto que guarda una apariencia muy similar a especies registradas como fósiles) que sobrevivieron a los drásticos cambios que ha tenido nuestro planeta. Podríamos imaginarnos la vasta sabiduría de experiencias, relatos e información que ha acumulado este pez durante millones de generaciones, desde glaciaciones, extinciones masivas, cataclismos naturales, cambios de medio ambiente, desplazamiento de continentes. Si pudiéramos conversar con este conocedor de las cosas del mundo el entendimiento de la naturaleza tendría un mayor sentido.

   El celacanto es un guerrero sobreviviente, de la tierra, un pez fósil fechado por los paleontólogos en una antigüedad de cuatrocientos a sesenta y cinco millones de años en el que se le creía extinto. Abriendo nuevas discusiones, contradicciones y perspectivas en la comunidad científica. Formulación de nuevas dudas y preguntas sobre los procesos que realiza la naturaleza en estas especies, por ejemplo, ¿cómo ha podido subsistir, adaptarse? ¿Cómo ha sido su evolución con el pasar del tiempo? ¿Ha cambiado su ecología? ¿Las investigaciones en fisiología y morfología son acertadas en comparación a sus restos fósiles?

   Celacanto Nat Geo (2)Durante décadas de no avistarlo, el tres de julio de 1998 se capturó otro ejemplar con vida en Indonesia, manifestando así una distribución mucho más amplía del pez, pero muy vulnerable sobre todo con la actividad humana. Estableciéndose así dos especies: Al sudafricano como Latimeria chalumnae, y el indonesio, Latimeria menadoensis.

El término Latimeria se concedió en honor a Marjorie Latimer. Al ser descubiertos por los paleontólogos con sus restos fósiles ,en el siglo XIX , se pensaba que  los celacantos fueron ancestros intermedios entre los peces y vertebrados terrestres; interpretando su modo de vida en un ecosistema de aguas dulces y que de vez en cuando se paseaban en tierra firme ayudándose de sus poderosas aletas lobuladas o carnosas y respirando aire con sus pulmones.

   Esta clase de aletas se desarrollaron ampliamente en el periodo Devónico (416 millones de años atrás). Periodo sumamente esencial en lo que se refiere a la evolución de los peces, surgiendo la clase taxonómica de los sarcopterigios (peces de aletas carnosas o lobuladas, con la función de utilizar las extremidades de sus aletas pectorales para desplazarse en el fondo o en otras superficies), dividiéndose en crosopterigios (celacantos), y dipnoos, o peces pulmonados;  que pueden respirar fuera del agua, captando el oxígeno del aire.

CelacantoLos dipnoos tienen su hábitat en aguas dulces de poco oxígeno, el celacanto en el fondo del océano Índico con un promedio de ciento cincuenta a quinientos metros de profundidad. Debido a esto, ha sido complicado localizarlos inmediatamente, además de su crítico estado de extinción, muy limitada a una población de trescientos nueve individuos en los últimos setenta y cinco años. Habitando en cavernas submarinas de las islas Gran Comores entre las costas de Sudáfrica y Madagascar.

   Durante trescientos millones de años, desapareciendo y apareciendo nuevas especies, el celacanto ha tenido pocas variaciones evolutivas a lo largo del tiempo, así como un endemismo situado en una exclusiva ecología de tipo volcánico, único de esa región a temperaturas de dieciocho grados centígrados que ha permitido su supervivencia.

La anatomía de estos peces contiene una aproximación evolutiva al orden de los vertebrados terrestres, gracias a sus pares de aletas carnosas, sostenidas por piezas óseas alineadas. Con estos estudios se rechazó rotundamente la idea de que pudiera salir a la superficie, ya que su columna vertebral posee unas delicadas y frágiles costillas; además de su gran tamaño y peso estimado en máximo dos metros y noventa kilogramos.

   Celacanto DeviantartEl 18 de abril del presente año, un equipo internacional de investigadores, dirigidos por el biólogo estadounidense Chris Amemiya publicó en la revista Nature una investigación dedicada a estudiar la secuencia genómica de Latimeria chalumnae, estableciendo conclusiones, explicando que el celacanto contemporáneo tiene gran similitud a sus parientes ancestrales y con una proximidad evolutiva muy cercana hacía los  peces que caminaron por primera vez en la tierra.

Destacando los genes que regulan la inmunidad, la excreción de nitrógeno y el desarrollo de aletas, cola, oído, ojos y cerebro qué ayudaran a comprender de una manera más certera cómo fue el proceso evolutivo hacía los tetrápodos (animales de cuatro patas).

Sin embargo, los análisis concluyen que no es el celacanto, sino los peces pulmonados (en un rango de 1 a 43 genes a favor) los que se acercan más a los animales terrestres ya que los genes proteínicos del celacanto tienen un proceso evolutivo mucho más lento, además de otras características genéticas. Sosteniendo que sea una u otra especie, ambas tienen un lazo muy estrecho e influencia de gran importancia para los mamíferos, incluida la especie humana.

 Celacanto Devianart (2)El presente artículo, dedicado al treinta de abril Día del Niño es volver a sentir y dejarse impresionar, curiosearse sobre lo que parezca sencillo y superfluo, atacar el mundo con preguntas de sin sentido o compleja respuesta. Todo esto se convierte en uno de los mayores y ricos instantes del aprendizaje.

Conocer y profundizar el conocimiento, divertirse de la forma más amena posible, sin importar la edad que uno tenga. Este texto es un caso especial, el cuál rebobinó el tiempo atrás y me concentró en aquellos primeros años de la infancia. Recorriendo una cronología de recuerdos qué al aterrizarlos en forma de imágenes congeladas van apareciendo momentos únicos de individualidad, descubrimiento y asombro en los que una pequeña y simple fotografía de un celacanto, puede influir grandemente la mente de un pequeño.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Bibliografía de Consulta

Escritos de José Santos Urriola, Equinoccio, Ediciones de la Universidad Simón Bolívar, Caracas Venezuela 1996. Páginas 15-16.

Jean Flori, Henri Rosolofomasoandro. En busca de los orígenes ¿Evolución o Creación? Editorial Safeliz, España 2000. Páginas 140-141.

Lorencio Granado Carlos. Ecología de Peces, Universidad de Sevilla, Secretariado de Publicaciones, Serie Ciencias Núm. 45, España 2002. Página 62.

Richard Primack. Fundamentos de Conservación Biológica: Perspectivas latinoamericanas. FCE, México 2001. Páginas 112-113.

http://www.nature.com/nature/journal/v496/n7445/full/nature12027.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s