Engáñame hoy y también mañana

Por Ana Lilia Chávez Maturano

 Hoy tengo ganas de engañarme, voy a borrar todo eso que duele, voy a olvidarme de que estás lejos. Voy a imaginar que estás ahí, sentado en aquel sillón que recuerdo desde la infancia, y miras el televisor aunque parece que tu mente está en otra realidad.

O tal vez sea mejor suponer que en cualquier momento escucharé tus pasos acercándose a la escalera y bajarás lentamente mientras bostezas, te quedarás parado en el descanso tocando el techo con una mano y saludarás aún somnoliento, luchando con los estragos que dejó la noche anterior de risa y alcohol. Dormirás un rato más en el sofá y despertarás con la sonrisa de perlas que ilumina la casa y tus ojos enormes sonreirán también.

Dejaste la realidad tan vacía y sombría que me he negado a aceptarla, no le hago caso a la razón ni a los recuerdos, voy a inventar una historia más justa, una en la que no tenga que reclamar tu partida, elegiré sólo lo que vale la pena recordar.

engáñameSe ha demostrado que existe un sistema biológico en el cerebro humano que está diseñado para bloquear las memorias indeseadas, memoria selectiva. De forma que se refuerza la tesis de Sigmund Freud sobre la existencia de la supresión voluntaria de la memoria. Gracias a este sistema somos capaces de impedir repetidamente los acontecimientos de experiencias que no queremos recordar. Los sicólogos ven a la memoria selectiva como una herramienta útil en la vida cotidiana; si tratáramos de procesar cada recuerdo nos bloquearíamos.

Voy a suprimir esos siete meses de infierno terrenal, desde  el momento en que el teléfono timbró hasta aquél en que yo llamé y ya nadie respondió. No sucedió algo relevante, tú estabas de viaje y nada más. Quizá pueda imaginar que llegas a tu casa cargando la maleta, abrazarás a tus padres que te reciben con la mayor alegría. Nos saludarás con entusiasmo pero con un abrazo relajado como quien piensa que podrá dar uno mejor cualquier otro día. Te sentarás a tomar café y  comerás un panque completo tú solo mientras nos cuentas lo hermoso que es Brasil y me muestras sus monedas, yo te escucharé orgullosa de verte feliz.

Mejor aún, voy a suponer que te has ido a Venezuela de nuevo, que hay tantos cursos y proyectos en ese país que no has podido volver, seguro la estás pasando de maravilla y por eso no has escrito. Sólo espero que no hayas encontrado un nuevo amor, porque Sarahí te quiere tanto que apuesto que también está suprimiendo recuerdos y te espera cada tarde en su ventana, con la mirada quieta y la sonrisa esperanzadora.

No hay más dolor ni tristeza, sólo esta espera interminable que desafía al tiempo, a la vida, a la muerte.

 

2 comentarios en “Engáñame hoy y también mañana

  1. La perdida de un ser amado duele inmensamente y es dificil superar.de alguna manera los recuerdos nos hacen volver a vivir las tristezas y alegrias de la personita que hoy ya no esta,personalmente he suprimido la mayoria de los recuerdos tristes que me agobiaban,pero he guardado con mucho amor todas las memorias felices,las risas,y los momentos de alegria que he experimentado durante toda mi vida y ha sido una gran ayuda el poder vivir solo con lo mejor de mis seres queridos que hoy ya no estan.

    1. Telma, lo importante es quedarse siempre con el recuerdo y la seguridad de que , si tienes el recuerdo, lo harás vivir eternamente. Y ese privilegio solo tú puedes dárselo. Un abrazo y recuerda que éste siempre va a ser tu espacio para contarnos lo que quieras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s