Palabras encadenadas

Por Omar Velmar

La recomendación de esta ocasión, es una película española que en lo particular me gusta mucho. Es un film de suspenso que a mi parecer, bien llevado, con una historia aparentemente sencilla: una mujer desaparece, la policía encuentra su departamento hecho un caos y las investigaciones sitúan como principal sospechoso a su exesposo, un profesor de la universidad.

Palabras Encadenadas 1La película transcurre básicamente en dos escenarios; la sala de interrogatorio de la policía y el sótano de la casa del sospechoso. Lo cual, a mi parecer, le agrega un toque de simplicidad maravilloso al film; pues demuestra que una buena historia no requiere de muchos escenarios, ni de una gran complejidad cinematográfica. Es una peli ampliamente recomendable, y sobre todo es una muestra del cine hispano bastante rescatable. Aquí les dejo una pequeña semblanza de la historia:

Un hombre normal, una vida normal, una decepción. Un video, una declaración, ¿verdad o mentira? Un sótano, una aclaración, una mujer, un psiquiatra. Una conversación, un secuestro, un juego: “palabras encadenadas” y una apuesta.

Un salón de clases y un análisis del asesinato “desde un punto de vista exclusivamente estético”. Una investigación, una mujer desaparecida y un sospechoso. Un juego más, otra apuesta. Una palabra inexistente y un fallido intento de escape.

Los primeros restos de la historia comienzan a salir a flote, ahora conocemos el motivo posible. A partir de ahora el anzuelo del suspenso ha sido mordido. La conversación continúa.

PalabrasEncadenadas5Sigue el interrogatorio, el cambio constante de escenas incita aún más la curiosidad del espectador, se presentan las evidencias circunstanciales. Volvemos al sótano, la conversación a poco se convierte en una entrevista, una consulta, permite un análisis previo de nuestro héroe; interesante forma de aterrar a una  psiquiatra.

Más pruebas circunstanciales, en este momento comienzan las contradicciones, ¿será o no será? El sujeto parece ansioso, acorralado. Una vez más en el sótano, la conversación continúa. En la sala de interrogatorio nuestro héroe comienza a contar su historia.

Un plan, venganza o “una mera satisfacción personal”, el protagonista prosigue contando su historia, nos vemos tentados a afirmar un final predecible. En el sótano continúa la tortura psicológica, pero algo cambia, un giro. Hay que replantear nuestro el prejuicio. Continúa la escena, ahora la duda impera. Un juego más, una apuesta interesante.

Un trozo más de historia sale a flote, una verdad o una mentira, al parecer la razón de todo.  Un giro más para atraer al espectador. En la sala de interrogatorio, nuestro héroe parece asumir el control, la policía comienza a desesperarse. Esto suena a clímax.

Un último intento de la policía, la mujer continúa desaparecida. Un giro más, un mensaje en la grabadora que suena familiar. El sótano ahora se ve diferente. La investigación al parecer termina pero el juego no se detiene. Una noche de lluvia, un video, una sonrisa.

Palabras Encadenadas. Dir. Laura Mañá, protagonizada por Darío Grandinetti, Goya Toledo, Fernando Guillén y Eric Bonicatto. España, 2003. Duración 89 minutos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s