Ni fines, ni mayas.

Por Graciela Sánchez

A una semana del  fin del mundo creo estar preparada. Ya escuché  la colección de discos que, dicen en la tele, debo de oír antes de este 21 de diciembre. Ya compré mi bunker para encerrarme el 20 de diciembre a las 11:58 ( más vale prevenir). Compré tanto atún y agua embotellada como me lo permitió mi sueldo. Ya pedí un préstamo de mucho dinero y ya me fui de viaje a gastármelo ¡Total! Todos vamos a desaparecer y ya no tengo que pagar (espero)…

750112f867240d1b37a35817227f2c74_articleDurante todo este año, hemos visto y oído sobre nuestro Apocalipsis predecido  por nuestros compatriotas. Y México, ese país olvidado, que está debajo de Estados Unidos, se ha vuelto protagonista mundial entre científicos, brujos, chamanes, periodistas, y hasta niños de primaria y secundaria.  Y así, una cultura milenaria, colorida, alegre y única ha sido reducida a un grupo étnico que, encima de todo, no dijeron lo que dicen que dijeron.

Este escándalo se desató cuando alguien dijo que el calendario maya se acababa, y por tanto, era ese el fin del mundo. La verdad es que cada vez que escucho esto me imagino unos mayas, hace unos siglos después diciendo “oye, ya no hay espacio para el siguiente ciclo” y otro maya respondiendo “No te preocupes, creo que en el futuro entenderán que se nos acabó la roca.”

Evidentemente no fue así, porque es mentira que el fin del calendario sea este 21 de diciembre. Lo  que realmente pasa es que este 21 de diciembrplan-ve-39e termina un ciclo que ellos llamaban “largo” pues duraba 5,125 años. Pero empieza otro nuevo.

El entrar en pánico por este fenómeno sería similar a que cada 31 de diciembre, que termina un ciclo de 365 días, en lugar de comer uvas con cada campanada, nos encerráramos en un bunker de alta seguridad,  para estar preparados porque el año se termina a las 12 de la noche. Así de ridículo es esto. Siempre hemos tenido términos de ciclo. Terminan los años escolares, los noviazgos, las amistades, los años, las vacaciones, los empleos, etc. Y este fin del ciclo maya es sólo eso, un término de ciclo más.

Lo peor del caso es que todo mundo dice que los mayas son los culpables de ésta histeria, cuando todos los mayas actuales le han gritado al mundo hasta el cansancio  que su civilización nunca predijo eso y que sólo son mal interpretaciones de algunos varios que quieren comerciar con una desafortunada coincidencia.

Sin embargo, hay personas que aprovechan que muy pocas personas dudan de los científicos, y dicen que los científicos también apoyan las fatídicas profecías mayas. Tampoco es cierto, porque estas supuestas pruebas científicas, casualmente, son los principales argumentos de las películas de Hollywood donde la humanidad perece (bueno, sólo nos falta la invasión extraterrestre).

Para empezar, los científicos no tienen la verdad absoluta, sólo una explicación más de la realidad. Pero tampoco ellos dicen, lo que dicen que dicen. La supuesta primera prueba que dicen que tiene los científicos es la del planeta, que llaman Nibiru, y que dicen que va a chocar contra nuestra insignificante Tierra.

Por ahí dicen también que  una cadena de erupciones volcánicas y terremotos, nos invadirán ese día. Pero, para quienes vieron la película de Armageddon, recordaran que mientras Bruce Willis y su equipo de raros astronautas se preparaban para ir a destruir el meteorito que atacaba nuestro planeta ( y que, por cierto, un meteorito es mucho más pequeño que un planeta)

 MEXICO-MAYAS 2012A una semana de que chocara con nosotros, ya se podía ver el meteorito con sólo asomarse por la ventana ( si usted está leyendo esto, por favor, asómese por la ventana y dígame de que color es el planeta enorme que nos va a desaparecer). Por otro lado, todos los días tiembla. Pero si usted vive cerca de un volcán activo o semiactivo, debe saber que una semana antes de que haga erupción, el volcán suelta humo y cenizas ( ¿ha tenido que limpiar la ceniza de su coche últimamente?)

También hablan de una sobre actividad del Sol, es decir, que el Sol va a soltar mucha radiación. Esto es una desafortunada coincidencia, pues esta actividad excesiva en el Sol se da cada 11 años, y nosotros acabamos de cumplir esos 11 años. La radiación solar trae carga energética, y eso va a hacer interferencia con los satélites,  y por tanto, nuestras telecomunicaciones. Pero este punto máximo de actividad Solar no es éste 21 de diciembre, sino es el del año que sigue, y en primavera.

Lo cuál quiere decir que el mundo no es como en las películas. No es cierto que un día estemos tranquilamente en casa, y al otro estemos corriendo por nuestras vidas. Lo que si es cierto, es que el 22 de diciembre seguiremos vivos, como siempre, aunque yo quisiera que si fuera así, porque ahora tendré que pagar todo el dinero que debo.

Y PORQUE NO HAY NADA MEJOR QUE REÍRSE DE LA VIDA, LES DEJAMOS ESTE VÍDEO SOBRE EL FIN DEL MUNDO:

Si les gustó el video de German suscríbanse y denle ME GUSTA a su facebook: https://www.facebook.com/HolaSoyGerman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s