La navidad es la comida, y nada más

Ana Lilia Chávez Maturano

Ya están comenzando a llegar los tíos. Odio ese momento en que todos se abrazan y dicen quererse. Mamá dice que es el espíritu navideño que inunda los corazones, yo sé que es mera hipocresía, ese amor les dura menos de lo que el pavo en la mesa.

abrazo

El pavo, la comida, eso es la navidad y no los discursos falaces durante la cena. Por eso me agrada el tío Paco, lo primero que dice al llegar es “a mí ni me abraces, yo vengo a cenar”. Luego se me acerca porque le gusta que le diga “a mí ni me hables, yo quiero mi regalo”, entonces extiende el brazo y me entrega un juguete cada año más feo, se aleja sin mirarme pero ambos sabemos que reímos por dentro, eso es lo más parecido a espíritu navideño, lo único real.

Festejan el nacimiento de alguien que no recuerdan en todo el año. Celebran la vida con la muerte de un árbol que adornan hasta el hartazgo para tirarlo a la basura unas semanas después. Se dan regalos jurando que la intención es lo que cuenta, pero los critican en cuanto pueden. No se conforman con las sonrisas ensayadas y los parlamentos repetidos cada año, brindan por la unión de la familia, la misma que no visitan cuando padece alguna desgracia.

 No, definitivamente no les creo ese cuento navideño de amor. Mamá siempre me calla durante la cena cuando trato de opinar, “ay chamaco, vas a empezar de grosero”. Sí, en esta vida no hay mayor grosería que ser sincero.

No se conforman con las sonrisas ensayadas y los parlamentos repetidos cada año, brindan por la unión de la familia, la misma que no visitan cuando padece alguna desgracia.

cena1Entre tanto cariño de juguete lo mejor es omitir a todos y centrarme sólo en la cena, en el pavo, en mirar esta fecha como la mejor oportunidad de comer esta delicia de origen mexicano. Los aztecas ya habían domesticado al guajolote antes de la llegada de los españoles, lo llamaron Gallina de las Indias y lo introdujeron a Europa para fincarse sólidamente en aquel continente.

Ayer leí que este año un millón 165 mil 790 pavos de origen nacional serán distribuidos en el país para su consumo en las cenas decembrinas; además de más de cien mil que se importan. Cuando leí las cifras pensé en cada mesa que el pavo adorna y sólo pude confiar en que alguien más lo mire tal como yo, el salvador de esta puesta en escena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s