Entre nervios y sonrisas

Por Graciela Sánchez

Fotos originales de Pedro Zeha

(http://www.imagencautiva.com/Home.html)

Te acercas al lugar, tus piernas parecen haber sido sustituidas por dos largas gelatinas. Revisar por última ocasión tu reflejo en uno de los coches estacionados. Dos ojos, una nariz, nada entre los dientes, esta todo en su lugar.

Llegas 10 minutos temprano. Si se tratara de los amigos, apenas estarías saliendo de casa ¡Total! Ellos siempre te esperan. Pero en esta ocasión hay que quedar bien. Por eso compraste una playera nueva, le pasaste el trapo a tus tenis y estuviste  45 minutos en una florería con un empleado que, al final, te dio un girasol envuelto en papel celofán.

56696_477679772272335_641481849_oY ahí estas, afuera del café. Tu sonrisa más boba trata de encubrir a tu corazón que late como si no hubiera un mañana. Colocas el girasol tras tu espalda mientras te preguntas donde debes colocar las manos para no parecer nervioso.

15 minutos tarde ¡Típico! Se tomó su tiempo. Pero no vas a reclamarle. Estuviste coqueteándole 9 meses. Invertiste en chocolates, en mensajes de texto, en el quiropráctico porque su mochila pesa más que tú. Te desvelaste hasta las 3 de la mañana conversando con ella en el chat. Y finalmente un día, te armaste de valor y decidiste invitarla a salir.

Si fuera pavo real, probablemente hubiera bastado con esponjar tus plumas. Si te hubiera tocado ser león hubieras tenido que pelear  y vencer al macho jefe de la manada. Si hubieras sido ave seguro llamarías su atención cantando tan bonito como te lo permitan tus pulmones, o haciendo alguna danza de cortejo en una pata o dos ( y que bueno que no fuiste ave porque no bailas ni cumbias).

Pero eso sí, primate, león, tigre, ave o ratón; Como macho de una especie que se reproduce sexualmente (y que es algo que realmente agradeces a la naturaleza) te toca luchar, de una u otra manera, con toda la bola de machos que tratan de aparearse a cómo de lugar con la que (sí no te mueres deshidratado por tanto sudor) será tu chica.

Darwin le llamó a esto selección sexual. De acuerdo a él “los machos han adquirido su actual estructura, no por estar mejor acondicionados para sobrevivir en la lucha por la existencia, sino por haber ganado alguna ventaja sobre los otros machos y poder poseer al sexo opuesto!. Lo que básicamente quiere decir que te peinaste, compraste flores y finalmente se le hizo a tu cuerpo recibir un baño, para que pudieras distinguir entre los otros machos y poder quedarte con esta chica.

¡Espera, ahí viene! Lo que te faltaba, se ve muy bien. Y si antes estabas temblando, probablemente estés a segundos de la convulsión. En la naturaleza los machos se exhiben mientras son las hembras las que eligen ¿aplicará también para la especie humana?

56245_477686718938307_1377869820_oSu hola parece tener un imán y estar atrayendo a tu corazón porque sientes que se te sale por la boca. No vas a permitir que lo note, así que, a 10 pasos de que ella llegue a donde estás, respiras profundo y pones la mejor de  tus sonrisas (que mas tarde descubrirás que no es la mejor, sino la mas idiota)

Le das la flor y observas cómo ella se rasca ligeramente la nariz. Y en ese segundo atraviesa por primera vez una idea ¿y si es alérgica al girasol? Ese momento eterno lo rompe ella con su “gracias” y su mano estirada para recibir tu obsequio.

Entran y se sientan. Toda la semana has ensayado esta conversación. Mientras la observas te das cuenta que se parece mucho a ti, si no fuera por ciertas partes de su cuerpo que esperas, no se dé cuenta que observas de reojo. Seguro alguna otra especie animal que los observe no encuentre muchas diferencias físicas. Pero las demás especies no importan, ella es quien debe decidir.

Mientras ella habla sobre su trabajo, tu tienes las manos bajo la mesa para que no note que te sudan incontrolablemente. Ella no lo sabe, pero inconscientemente, conforme avanza la plática está decidiendo si tienes los genes adecuados para que sus hijos sean como ella los desea.

Y aunque te esfuerzas por demostrar que tienen muchas cosas en común y que incluso y “casualmente” ordenan el mismo café y la misma crepa, lo que buscan las hembras ( humanas y no) es  poder equilibrar contigo esa carga genética que ella cree que no deben tener sus hijos.

En eso pasa un galán de gimnasio. Ríes escandalosamente para atrapar su atención y que no lo voltee a ver (un tipo así es el equilibio de lo que ella crea que hay que mejorar, así que mejor no lo note)

Conforme pasan las horas tus manos han dejado de similar una fuente e incluso te atreves a subirlas a la mesa. Notas que los golpesitos que se oían en el piso eran dados por los tacones nerviosos de ella, y ya han cesado. La plática fluye perfectamente y el café se va acabando.

176762_477679975605648_1585624163_oTermina su primer cita. No ha habido comentarios incómodos, miradas a galanes musculosos, refrescos derramados ni silenciosos incómodos. Ahora estas frente a su taxi, ha llegado el momento de despedirse y te preguntas si la tarde ha sido tan buena como para trasgedir sus labios o si debes conformarte con el roce de sus mejillas.

Finalmente, ella se acerca a tu rostro. Y con ello te das cuenta que esta hembra humana ha elegido. Has ganado la batalla en esta selección sexual y ya le puedes presentar una novia a tu mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s