El aroma de un adiós

Por Ana Lilia Chávez Maturano

Fotos originales de Roberto Medina

Ella guardó todas las ilusiones que había tejido con el tiempo. Las dudas, las inseguridades, las  esperanzas, el amor que había terminado. Desempolvó a la amiga siempre dispuesta y feliz y se dirigió al café “Nostalgia” para encontrarse con él.

Él le dio la bienvenida con la mirada dulce de siempre y una sonrisa nerviosa. Ella era mejor mostrando su alegría,. Se le iluminó la boca al nombrarlo y la alegría le brotó en cada gesto. Él miraba a la chica que había dejado semanas atrás porque no logró comprenderla. Ella vio al amigo que había extrañado tanto.

Terminar había sido lo mejor, esa era la razón de que estuvieran juntos en ese café sin mayor complicación. Podían frecuentarse y seguir  compartiendo buenos momentos. Afuera no llovía. Él no temblaba de nervios, no la miraba con anhelo, definitivamente no era la mejor escena para una reconciliación, definitivamente el amor se les había secado. Todo eso pensaba ella mientras él le hablaba de un nuevo lugar, de su vida diaria, de música, de cualquier cosa.

Ella trataba de concentrarse, trataba de retener los datos pero hacía mucho tiempo había aceptado que su memoria no era tan buena. Siempre se justificaba exponiendo que el ser humano en general es capaz de recordar solamente el 1% de lo que palpa, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que degusta y el 35% de lo que olfatea. Si los porcentajes eran tan bajos, era fácil que olvidara casi todo, sobre todo porque consideraba poco desarrollado su sentido del olfato.

Él sabía que ella olvidaría la mitad de la conversación,  pero miraba esa característica como una particularidad más que como un defecto. Así que disfrutaba ver en su frente esa arruga que se le formaba cuando intentaba memorizar algo. Luego fue ella la que comenzó a hablar de temas sin conexión aparente, él escuchaba atento ese ir y venir de palabras,  acompañadas por gestos confusos que tanto le divertían.

El café se terminó, la tarde se agotó y la despedida llegó con un abrazo. Ese abrazo fue la sentencia para ella que después de platicar con él hubiese jurado que sólo le importaba como amigo, que no lo veía más allá, que ya no lo necesitaba.

Sentirlo en sus brazos no aceleró su corazón pero cuando acercó el rostro a su cuello, el aroma de él no tocó su nariz sino su alma. La interconexión de las regiones cerebrales implicadas en el procesamiento del olfato y las emociones crea una estrecha relación entre ambas sensaciones. El aroma no sólo evoca momentos sino las emociones experimentadas cuando se tuvo el primer contacto con él e incluso experiencias posteriores que modifican el sentimiento.

Ella no olió su perfume, vivió de nuevo aquél primer beso que le robó. El paseo largo que dieron por la ciudad. La calidez de su mano sostenida por la de él, la cercanía de sus cuerpos al bailar. La recorrió de nuevo el escalofrío que la barba de él le provocó al acercarse a su oído cuando le dijo el primer “te quiero”. Se llenó de seguridad al recordarse amarrada por los brazos de él, sujeta a un amor profundo que le calaba los huesos.

Pero el abrazo también terminó. Ella se aseguró de que él no notara la gota de nostalgia que recorrió su mejilla y sonrió sin separar los labios para asegurarse de que aquél “yo aún te quiero” no se le escapara de la lengua.

Se dijeron adiós con la promesa de verse pronto. Ella sabía que ésta era la verdadera despedida, la que él le daba al amor que ella aún sentía, el amor que había que enterrar. Ella se acercó a besar su mejilla para volver a oler su perfume. Sabía que no importaba quién lo usara, siempre olería a risa y bromas, al dulce beso, al largo abrazo, a las ilusiones que no se cumplieron, al sueño que ya no soñaron, a él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s