Seres de luz

Por David López

Este es el relato de mi contacto con algunos seres de luz. El 29 de julio me encontraba en las Lagunas de Zempoala, para quienes no conozcan el lugar se encuentra en el estado de Morelos. Yo y un grupo de amigos llegamos después de un recorrido un poco apretado,  porque casi no entrabamos en el auto.

Alrededor de la 4:30 pm llegamos el viernes a las lagunas, no había rastro de personas, no existía señal en nuestros celulares (eso es preocupante para quien no puede vivir sin su celular), y caballos se encontraban pastando. Mis amigos,  quienes ya habían visitado el lugar, sabían dónde acamparíamos. En un espacio que ocuparon cuando ellos llegaron por primera vez.

Ese espacio permitía ver una gran panorámica del sitio.

Éramos cinco, tres empezamos a armar las casas de campaña y dos más recogían leña para la fogata. No tardaría mucho antes de que el sol se ocultara tras las montañas y la lluvia se hiciera presente, mejor nos apresuramos a preparar todo.

Aunque ya habían encendido sus celulares para escuchar música, yo mientras observaba y contemplaba lo vacío del lugar. Frente  a nosotros sólo estaba el lago, y a nuestras espaldas el verde bosque, en el cuál predominaba en las lagunas.

 Debían ser las 7:00 pm, se pasa muy rápido el tiempo y más cuando no permaneces constantemente revisando tu celular para ver la hora,  o revisar tu  bandeja de mensajes y llamadas, sería inútil (otra prueba para saber que cierta compañía no tiene todo el territorio disponible).

El lago comienzaba a cubrirse de una manta de neblina, el sonido de aves y caballos ya no se escucha. Ninguna luz observamos, a excepción de las brasas de la fogata. Durante un breve instante el silencio reina y es interrumpido por el primer sapo quien, al unísono, otro sapo comienza a emitir su sonido peculiar.

Ya el silencio no permanece pero la oscuridad sí. La luna aún no se hacía presente, quizá por las nubes que la ocultaban. La fogata no encendía del todo, tal vez por la eficiente leña mojada que habían encontrado. En un momento me sentía vigilado, dentro del bosque alguien o algo nos observaba, en ese momento fue cuando tuve contacto con los seres de luz.

Al principio sólo era uno, después se agrupaban más, uno a uno encendían sus luces, parecía que jugaba con nuestras mentes, danzando de un lado a otro. Poco a poco se acercaban al campamento y cuando ya se encontraban cerca observe bien a estos increíbles seres, no eran nada peligrosos, pero vaya complejos.

Esas luciérnagas estaban compartiendo el sitio con nosotros, a las orillas del lago otro grupo de luciérnagas emitían su luz, yo pregunté a uno de mis amigos si sabía por qué estas criaturas podían emitir luz, no me respondió la pregunta pero él sí sabía que lo hacían para llamar a su pareja y así es, lo hacen para eso.

La luciérnaga es un escarabajo, proviene de la misma familia. Tanto el macho como la hembra proyectan su propia luz, la hembra para llamar al macho y el macho para encontrar a las hembras. El macho es quien tiene el privilegio de poder volar, la hembra es más parecida a una larva. Las hembras responden mejor a un coro de luces que a los brillos aislados. Este insecto desde que es huevecillo puede emitir luz. En resumen, proyecta luz casi toda su vida.

Cada vez que aparecen otras luciérnagas a nuestro alrededor, proyectan su luz en un cierto patrón, casi como una coreografía. Si lo hacen bien, seguro aparecerá una hembra coqueta que sea atraída por sus luces y una vez la encuentre tendrán su noche (y sabe a lo que me refiero).

 La hembra depositará lo huevos cerca del suelo, después de eso ella muere y las larvas cuando salgan del huevo, se alimentarán de babosas o caracoles, cuando sean adultas evitaran comer esta clase de insectos y preferirán comer néctar o polen o bien, a veces no comen y se mantienen del alimento que ingirieron durante su etapa de larva.

Eso claro no lo sabía, cuando vi a las luciérnagas volar, y mucho menos pensé que ellas producen su propia luz. La pueden producir mediante un complejo sistema natural, mediante una reacción química en la que interviene una sustancia llamada luciferina esta se combina con el oxígeno y así producen la luz que en ese momento me atrapo cual luciérnaga hembra.

La fogata al fin encendió, con una llama aceptable. Las luciérnagas empiezan a alejarse y se dirigen al lago a una zona donde puedan con mayor éxito tal vez, conseguir una hembra. Nosotros en el campamento más tarde nos iríamos a dormir, pero estaría una noche más para observar la peculiar danza de luces que producen los pequeños seres de luz.

Anuncios

Un comentario en “Seres de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s