La máquina del tiempo

Por Graciela Sánchez

Fotos de la autora

Caballos y carrozas invaden las calles. Caballeros saludan quitándose sus sombreros de copas. Damas van charlando, tratando de respirar bajo los apretados corsés que ciñen su cintura. Y en la esquina, un joven con pantalón de caza y bombín contesta sus celular lleno de engranes…Un momento ¿un celular?

Parecería una mezcla de épocas. Quizá aquel joven logró vencer las leyes de la física y ha logrado viajar en el tiempo. O tal vez esta escritora olvidó a mitad de la descripción sobre que rayos trataba de escribir.

Lo cierto es que esta situación es perfectamente cotidiana para algunos cuantos que sueñan con un mundo alterno. Éstos steampunk, como son llamados, han creado un movimiento en el que rigen leyes muy distintas a las nuestras.

El movimiento surgió primero como un género literario inspirado en H.G.Wells, Julio Verne y otros. Para ellos, la civilización ha tomado un camino científico diferente al actual, reemplazando la electrónica, los modernos combustibles y otros avances científicos.

Los pistones son empujados por vapor de agua expandiéndose. La chispa que hace explotar a la gasolina ha desaparecido. El movimiento mecánico de esta combustión es, y siempre ha sido, sólo un movimiento causante del exceso de vapor de agua.

La fuerza de la explosión que obliga al pistón a bajar bruscamente  es reducido a un movimiento de rotación y, al final, el vapor a presión es expulsado.

De vivir en nuestro mundo, dióxido de carbono saldría por la válvula de escape, pero no más. En este mundo no hay cabida para gases de efecto invernadero.

Si bien  el motor de combustión ha sido olvidado, no bien las costumbres de caballerosidad y cortesía . La época victoriana a quedado detenida en el tiempo.

En esta línea de tiempo alterna,  aunque han sido olvidados los nuevos combustibles, la tecnología no ha dejado de avanzar. Celulares, computadoras, guitarras, lentes e incluso reproductores musicales ya existen. Sin embargo, su apariencia ya no es la que conocemos, sino, al ser impulsado por vapor de agua, engranes , mangueras y tubos su apariencia ahora es un poquito diferente

Y a pesar de que este movimiento es un imaginario, el pasado 13 de julio se celebró la primer feria de “La maquina del tiempo” donde caballeros y damas dieron rienda suelta a su creatividad y demostraron que su realidad y la nuestra pueden convivir en perfecta armonía.

Mostrando y comerciando sus creaciones, ropas y joyas, lograron retroceder unos 200 años en el tiempo, pero desviándose un poco en el camino.

Así, música que animaría cualquier fiesta de la Reina Victoria, sombreros de copas  y los modelos más diversos de googles, que identifican el movimiento, invadieron un teatro de la Delegación Benito Juárez.

De la misma manera, los asistentes pudieron acercarse a este estilo de vida y accedieron  a su época. Y comprendieron  que este movimiento va más allá que un montón de personas con vestimenta extraña. Sino una propuesta de contracultura con su propia pintura, música, vestimenta y costumbres.

Aunque a todos nos gustaría retroceder  una época más,    los  que no pudieron ser testigos de tan particular exposición, tendrán que esperarse a la promesa que hicieron los lords y las ladies de regresar el año que entra.

Y dado que sus costumbres así lo exigen, confiamos en que la promesa será cumplida, pues han dado su palabra y puesto en juego su honor

4 comentarios en “La máquina del tiempo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s