El hombre que asesinó a Dios

Por Carmina de la Luz

… Se separaron así el uno del otro, el santo y el hombre, riendo como ríen dos criaturas.

Pero cuando Zaratustra quedó solo, habló así a su corazón: “¿Será posible? ¡Ese santo anciano no ha oído aún, en su bosque, que Dios ha muerto!”

 

No, se equivocan. El asesino de Dios no fue Federico Nietzsche. En realidad, Dios murió varias décadas antes de que Nietzsche publicara su famosa obra Así hablaba Zaratustra.

Fue el 24 de noviembre de 1859 que Dios fue asesinado bajo un pesado libro. El título es bien conocido como El Origen de las especies y a veces simplemente como El Origen, pero pocos lo recuerdan como realmente lo llamaron: Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia.

Tan solo el nombre provocó un infarto al montón de creacionistas que alimentaba la existencia de Dios, pues en esas páginas ya no era Él quien lo había creado todo. Y ahora que ya conocen el arma, seguramente sabrán quién fue el culpable, sí, el famoso naturalista inglés Charles Darwin.

Golpe tras golpe

La publicación de El Origen de las especies no fue el primer y único golpe que recibió el creacionismo. Ya otros naturalistas se le habían adelantado a Charles en hablar sobre la “transmutación” de los organismos, empezando por su mismo abuelo, Erasmus Darwin.

            Erasmus expuso sus ideas sin la intención de dañar a Dios, pues era deísta, un fiel creyente que una vez dada La Creación, deslindaba a Dios de los fenómenos del mundo natural.

            La postura de Erasmus fue retomada por el naturalista francés Jean Baptiste Lamarck, quien propuso la primera teoría para explicar el fenómeno evolutivo. Sin embargo,  algunos de los elementos del lamarckismo estuvieron errados y esto le dio un segundo aire al creacionismo.

Una alternativa coherente

Si ya un par de naturalistas se habían atrevido a decir que los seres vivos cambiaban sin la influencia de Dios, ¿cuál fue entonces la aportación de Charles Darwin a la masacre? Nada más y nada menos que el tiro de gracia.

En aquellos tiempos victorianos, uno podía decir que los organismos cambiaban, el problema era explicar cómo lo hacían, proponer una alternativa lo suficientemente coherente como para desbancar a Dios por completo.

Fue entonces que Charles, luego de un viaje de 5 años a bordo del Beagle y de una cocción a fuego lento de más de veinte años, por fin dio con la artimaña que le haría la competencia al mismísimo Dios: la Selección Natural.

 Este mecanismo era igual de obvio, simple y elegante que la agonizante idea de la creación divina, pero radicalmente opuesto. Mientras el diseño inteligente gozaba de una vista privilegiada, la Selección Natural era totalmente ciega y errática, y mientras el evento creativo solo se había dado una vez, el cambio y la Selección Natural se presentaban generación tras generación.

Más allá del crimen

En resumen, la teoría darwiniana nos dice que en un mundo de recursos limitados, siempre habrá aquellos cuyas características les permitan apañarse mejor que los demás. Poco a poco, a través del tiempo, sus descendientes representarán la mayor parte de la población y dicha población habrá cambiado.

            De esta manera, la Selección Natural deja vivos a los mejor adaptados al entorno y como este cambia continuamente, el fenómeno se presenta una y otra vez. El misterio quedaba resuelto, ya no hacía falta un Dios que creara nuevas formas, Dios había muerto.

            Con toda la genialidad que supone, la Selección Natural no fue la única aportación de Darwin al mundo. El haber integrado a la especie humana y hacerla susceptible a este mismo fenómeno, fue el verdadero rompe aguas paradigmático.

            Con su teoría, Darwin nos liberó y nos hizo independientes. Pero además, su manera de observar y presentar pruebas marcó la pauta para la consolidación de la biología. Fue así que mientras la teoría mataba a Dios, el método daba a luz una nueva ciencia.

Anuncios

3 comentarios en “El hombre que asesinó a Dios

  1. Excelente! Muchas felicidades y sigamos celebrando la evolución!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s