Tés, jeringas y pastillas

Por Graciela Sánchez

Cuando era niña la ola de medicina verde decidió invadir mi infantil existencia. Una cura más saludable y barata era la promesa que hacían los llamados “naturistas”.

Esta manera alterna de medicina aseguraba ser lo más novedoso de la investigación científica.  Lo cuál generó reacciones encontradas, además de gran cantidad de refractores.Lo cierto es que esta clase de cura a base de hierbas tiene una historia que va hasta aquellas épocas de trajes de manta y dioses paganos.

La herbolaria ayudó a miles de personas a pelear contra un medio desconocido. Y por mucho que se le ha criticado,  la manera en la que aprendieron a curar las enfermedades fue por método científico.

Esa vieja receta de observar, plantear una hipótesis y tratar de comprobarla se llevo a cabo aplicando yerbas, infusiones y tés. Descartar los que no curaban esa enfermedad y transmitir a la siguiente generación aquellas que sí.

Sin embargo, con el fuerte  choque cultural, los cambios  se hicieron presentes. Sustituimos la manta por fibras sintéticas, las cartas ya no son traídas por hábiles corredores, los grandes templos han dejado su estructura piramidal y también chamanes y curanderos han sido sustituidos por personas de bata blanca y estetoscopio.

Las chozas se han convertido en laboratorios llenos de aparatos sacados de películas de ciencia ficción. Hoy podemos decirnos vencedores sobre aquellas enfermedades que hace algunos siglos mataron a la mitad de la población.

Cáncer, tuberculosis o diabetes, poco a poco están cediendo ante pastillas y jeringas cada día más efectivas.

Pero  sin esas curanderas e infusiones esta batalla médica se habría perdido desde el inicio.

Y es que  gracias a esas plantas y chamanes, tenemos hoy los medicamentos más modernos. Ya que dentro de esas tabletitas y jarabes van las llamadas “sustancias activas” , que son sacadas de esas plantas curativas.

Una de las más famosas es el barbasco. Pues cuando una mujer quería evitar su “mal paso” curanderas y madres preocupadas por la honra de las señoritas,les daban tés de barbasco para prevenir el embarazo.

Un mexicano muy creativo recordó este viejo saber y llevó la planta a su laboratorio. Ahí se estudió que sustancia era la que permitía no embarazar a las jovencitas. Al encontrar la fórmula, la copió. La reprodujo. Y Algún tiempo después logró producir pastillas anticonceptivas. Totalmente Made in México.

Hoy en día esa ola verde de mi infancia ha cobrado más poder que nunca. E incluso los consultorios se han dejado invadir, y es muy común que junto con las pastillas y jeringas, se recete también algún té para complementar.

El problema es que a veces y como dicen en mi país puede “salir más caro el caldo que las albóndigas” o en otras palabras, salir contraproducente

Ya que algunas plantas medicinales pueden elevar la tensión arterial, provocar lesiones hepáticas o graves reacciones alérgicas. Tomados separadamente o en combinación con algunos medicamentos de venta con receta médica, algunos suplementos alimentarios se han relacionado con enfermedades graves, lesiones hepáticas e incluso muertes.

Con los años y mis múltiples hemorragias nasales, mi mamá decidió confiar más en los médicos que en los curanderos.  Y que hacer vegetariana a una niña no es la mejor idea que tuvo. Como ella, muchos aprendieron que no todo lo verde significa vida. Pero así como han cambiado los tiempos, también deben de cambiar nuestras ideas.

Hay que aprender que esa herbolaria, juzgada por no venir de laboratorios, nos han dado esos grandes medicamentos. Pero sobre todo que no importa si es té, chocho, pastilla o jeringa el problema es que, como alguien más sabio que yo dijo una vez “En la dosis está el veneno”

Si quieres saber más sobre medicinas alternativas, tradicionales y de patente no te pierdas este 6 de julio en la Explanada de la Delegación MilpaAlta, en el Distrito Federal,  la conferencia titulada “Chochos, jeringas y pastillas. Mitos y realidades de las medicinas alternas”a las 4.PM

2 comentarios en “Tés, jeringas y pastillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s