El tránsito del amor

Por Carmina de la Luz

El 2012 se perfilaba desde hace tiempo como un año prometedor para muchos ¿Cuántos no lo esperábamos ansiosos? Para postularse como candidato a la presidencia de México, ganar las elecciones, disfrutar de la Champios League, la Eurocopa y los juegos olímpicos, o simplemente para decir ¿qué pasó con el fin del mundo?

Sí, yo soy una de esas personas que llevaba una cuenta regresiva, marcando una cruz en el calendario, día a día. Muchas cosas podían suceder antes de mi deseada fecha, los candidatos podían desertar, las olimpiadas podían ser canceladas, pero lo que yo esperaba seguramente pasaría, era un hecho, Venus no iba a detenerse.

El Planeta del Amor

Alineación del Sol, la Tierra y Venus

Venus es el segundo planeta más cercano al Sol y el tercer cuerpo celeste que vemos más brillante desde la Tierra, después del astro rey y la Luna. A lo largo de diferentes culturas ha sido nombrado de muchas formas pero su gran belleza hizo que los romanos lo relacionaran con la diosa del amor.

El también llamado planeta hermano (por el gran parecido que tiene con la Tierra en cuanto a tamaño y composición) nunca se aleja del Sol, por lo que casi siempre podemos verlo como el Lucero de la mañana o como el Lucero de la tarde, aunque para mis abuelos y paisanos sea más bien el lucero atolero. Entre estas dos formas de presentarse hay varios días en los que el Sol opaca a Venus con su brillo y entonces no podemos verlo. Pero además, en ciertas ocasiones, durante estos días intermedios, Venus deja de ser un lucero para ir eclipsando al Sol como un pequeño punto negro que se mueve lentamente sobre un gran disco.

Un patrón de pares

Esta danza es conocida como Tránsito de Venus y constituye un evento único en la vida de quienes hemos tenido la oportunidad de observarlo, debido a la baja frecuencia con la que sucede (tomando en cuenta tiempos humanos). Aunque podemos definirlos como raros, los tránsitos de Venus responden a un patrón que comenzó a entenderse en el siglo XVII, cuando ya existían los telescopios que permitieron documentarlo.

Pudiera parecer muy fácil que Venus y la Tierra se alineen frente al Sol, ya que ambos están girando alrededor de él y son cuerpos relativamente cercanos. Sin embargo, el fenómeno depende de la velocidad a la que gira cada planeta, así como de los grados de inclinación de sus órbitas. Para poder ver a Venus en tránsito (que es el que gira más rápido) debe encontrarse con la Tierra en un punto en el que las órbitas se crucen y esto raramente sucede.
Los tránsitos de Venus ocurren en pares. Este planeta atraviesa una región del disco solar y ocho años después lo vuelve a hacer. Luego de esto pasan casi 122 años antes de darse el próximo tránsito y otros ocho años después se repite el fenómeno. Antes  del siguiente tránsito transcurren otros 105 años, nuevamente pasan 8 años y se completa ese par y así sucesivamente. Así que en resumen, un par de tránsitos está separado por ocho años y entre cada par puede haber 121.5 o 105.5 años.

Haciendo cuentas

Johannes Kepler fue el primero en predecir un tránsito de Venus, pero lamentablemente murió justo un año antes de que sucediera, por lo que el tránsito de 1631 pasó inadvertido. Ocho años después Jeremiah Horrocks y William Crabtree, con base en mejores cálculos, predijeron y documentaron por primera vez un fenómeno de este tipo.

La pareja de tránsitos del siglo XVIII ocurrió en 1761 y 1769 y no solo fueron registrados por los astrónomos de la época sino que también tuvieron una utilidad. Gracias al método ideado por Edmond Halley y a los datos obtenidos durante ese par de tránsitos, Jérome Lalande concluyó en 1771 que la distancia entre nuestro planeta y el Sol era de 153 millones de kilómetros. Actualmente sabemos que la unidad astronómica, como también se le conoce, equivale en realidad a 149.5 millones de kilómetros ¡Qué cerca estuvo Lalande!

Además, durante la observación del tránsito de 1761 se descubrió que Venus no andaba desnudo por el universo, sino que lo cubría una atmósfera, de la que hoy en día conocemos su composición en la que domina el dióxido de carbono.

Odiseas astronómicas

Venus atravesando el disco solar. También se alcanzan a percibir algunas manchas solares. Así se vió el tránsito a través de los telescopios en Ixtapa-Zihuatanejo. Fotografía: Carmina de la Luz.

Cuando sucede un tránsito de Venus no todo el mundo tiene la fortuna de verlo, ya que esta posibilidad y el tiempo de contemplación dependen de la posición geográfica del observador. De esta manera, en la historia del registro de estos eventos podemos hallar viajes, aventuras y tragedias en las que los protagonistas seguramente pensaron “bueno, todo sea por la astronomía”.

Una de estas historias trágicas la vivió una expedición francesa durante el tránsito de 1769, cuando México aun era la Nueva España. Los datos obtenidos a partir del fenómeno sobrevivieron pero no sucedió lo mismo con los astrónomos que llegaron hasta San José del Cabo, Baja California, quienes al parecer perecieron a causa de una epidemia.

En cuanto a la astronomía mexicana, esta recibió un gran impulso luego del éxito obtenido por la expedición que llegó hasta Japón para observar el tránsito de 1874, ya que a pesar de que en ese tiempo la movilización de un continente a otro aun representaba toda una osadía, esta valió la pena al motivar la creación del Observatorio Astronómico Nacional  en 1878.

 

La cuenta regresiva

Si mal no recuerdo el tránsito de Venus comenzó a rondar por mi cabeza como hace año y medio, cuando NIBIRU, Sociedad Astronómica de la Facultad de Ciencias me abrió sus puertas para formar parte ella. Poco a poco el fenómeno se fue convirtiendo en una verdadera obsesión para mí (y seguramente pasó lo mismo con el resto de los astrónomos amateurs y no se diga con los profesionales), cada vez faltaban menos meses, semanas, días.

La emoción por vivir la experiencia se acrecentaba. Las fotos que conocía del tránsito de 2004, mismo que no fue visible en México, ya no satisfacían mi curiosidad acerca de la motita negra deslizándose sobre la pista amarilla.

En la víspera del 5 de junio de 2012 tuve la oportunidad de movilizarme al lado de mis compañeros nibirueños y una caravana de 40 personas hacia Ixtapa-Zihuatanejo, sitio en el que esperábamos las mejores condiciones para la observación.

Esta pequeña odisea, de a penas 8 horas de viaje, fue coronada por otro espectáculo astronómico bellísimo. En la madrugada, tan solo un par de horas antes del amanecer, nuestra Tierra se interpuso entre la Luna y el Sol en un eclipse parcial que le abría la función a Venus.

Hasta el 2117

El tránsito del pasado 5 de junio pudo observarse en toda la República Mexicana, siendo el noroeste la región en la que se vió por más tiempo.

A lo largo de todo el país las escuelas, universidades, centros de investigación y asociaciones astronómicas, acompañados por miles de personas, montaron los telescopios, colocaron los filtros y se pusieron los lentes especiales que brindaban toda seguridad a sus ojos. Y para quienes se les presentó un martes nublado, hubo la oportunidad de disfrutar las imágenes a través de la Televisión o el Internet.

A las cinco y seis minutos de la tarde Venus comenzaba a hacer el primer contacto con el disco solar, siguiendo una trayectoria curva en el cuarto superior derecho. Lento, muy lento, nuestro vecino danzó entre nosotros y el Sol por casi tres horas y media. Mientras la rotación de la Tierra y un bellos atardecer nos obligaban a decir “Adiós Venus, nos vemos en 2117”.

Ligas de interés:

Conocer más sobre el tránsito de Venus: http://www.nibiru.com.mx/transitovenus.html

Fotografías del tránsito de Venus tomadas desde el Observatorio Astronómico Nacional de San  Pedro Mártir: http://www.twitpic.com/photos/nibiruastro

Información sobre las actividades de NIBIRU, Sociedad Astronómica de la Facultad de Ciencias, UNAM: http://www.nibiru.com.mx/index2.html

Un comentario en “El tránsito del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s