Vampiros que no matan ni enamoran

Por Carmina de la Luz Ramírez

¿Qué chica de hoy en día no sueña con ser mordida por un vampiro tipo Edward Cullen? Y él no es el único ¿verdad?

Ante tantas historias de vampiros adolescentes que enamoran con una sola mirada a cuanta joven ande rondando por sus territorios, en esta ocasión les presento la fuente de inspiración de todos estos personajes que tanto dinero le han dado a ganar a la industria cinematográfica.

Los vampiros, en realidad, son un tipo de murciélagos y los murciélagos, a su vez, son un tipo de mamíferos (animales que tienen pelo y que cuando son bebés se alimentan de leche materna).

Son varias las razones por las que hay que respetar a los murciélagos y van más allá del posible éxito que puedan tener seduciendo mujeres. Primero que nada, millones de años de evolución han hecho que los murciélagos sean el único grupo de mamíferos que puede volar.

Actualmente se conocen cerca de mil especies de murciélagos, de las cuales para tristeza de las jóvenes, solo tres se consideran hematófagos, es decir, se alimentan de sangre (vampiros verdaderos). De estos tres vampiritos, dos especies (Diphylla ecaudata y Diaemus youngi) prefieren tomar una probadita de
las aves y tan solo una tiene gusto por los mamíferos (Desmodus rotundus). Así que resulta poco probable que nos encontremos frente a un murciélago y que este se quiera alimentar de
nosotras, además de que dificilmente será guapo.

El resto de los murciélagos encajan el diente en diferentes cosas (según la especie), entre las que se encuentran frutos, néctar, insectos, peces, ranas, polen o simplemente hojas. Esta diversidad de gustos culinarios mantiene el equilibro ecológico en los diferentes ambientes que habitan.

Nuestro país cuenta con 137 especies diferentes de murciélagos, la mayoría insectívoros, por lo que representan un excelente control natural contra las molestas plagas. Por su parte, las especies que se alimentan de frutos ayudan a la dispersión de semillas y los que comen polen permiten el cruce genético de las plantas.

Si aun después de conocer las preferencias alimenticias de la mayoría de los murciélagos siguen deseando encontrarse con uno cara a cara, entonces no cometan el error de buscarlo en el estado de Washington o en Transilvania, ya que estos animalitos prefieren
el calor y la abundancia de las zonas tropicales, tanto en México como en el resto del mundo.

Si realizan su búsqueda de día, eviten hacerlo dentro de un ataúd, mejor diríjanse a alguna cueva, grieta o tronco hueco, o bien, a alguna casa vieja y abandonada. Si por el contrario la búsqueda es nocturna, entonces esperen bajo el cielo estrellado a que los sonidos de estos deleiten sus oídos mientras ellos buscan su comida.

Anuncios

Un comentario en “Vampiros que no matan ni enamoran

  1. Les comparto un video que comparte el propósito del artículo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s